La Rioja

El Calzados Robusta no sabe ganar

El Calzados Robusta no sabe ganar
  • La derrota ante el Barça B (83-77) deja a los riojanos muy tocados

Otra semana que se va sin resultados. Otra palada hacia el fondo del pozo. El Calzados Robusta ha perdido en Barcelona (83-77) ante un rival directo con escasos argumentos, pero acierto de sus hombres importantes. Penúltimos por deméritos propios, los riojanos ven cada vez más oscuro el futuro cuando faltan siete jornadas de liga. Han tenido oportunidades de meterse en el choque, pero las han desaprovechado en repetidas ocasiones. Demasiadas como para no arrepentirse.

El comienzo ha resultado malo para el Calados Robusta, con un Barelona acertado desde la línea exterior con Peno, y una absoluta falta de puntería propia. Los tiradores de Antonio Pérez no encontraban aro y se fallaban lanzamientos increíbles desde la bombilla. Así, en seis minutos, la diferencia ha llegado a los diez puntos (16-6) aunque un triple, el primero de los riojanos, obra de Antonio Martín ha minimizado daños. Cuando el Robusta ha querido acercarse con un 2+1 de Kupsas y una canasta de Norris, Dagoberto Peña, desde el exterior, ha puesto el 21-14 para cerrar el primer parcial.

Ha sido incluso peor el inicio del segundo parcial, cuando la brecha se ha abierto hasta los 14 (31-17) con un defensa débil, regalos en el rebote (uno especialmente tras un tiro libre culé que ha permitido a Sada anotar) y poco acierto. Norris, ante la inoperancia, se ha puesto la capa de superhéroe y, durante unos minutos, ha sostenido a los logroñeses, aunque la barrera de los diez puntos seguía ahí.

Pero, en un arreón final, guiado por Bravo y un triple larguísimo de Garrido, ha permitido al Clavijo acercarse para, sobre la bocina, dejar el partido muy abierto con un lanzamiento de Kupsas desde seis metros (45-40).

La renta ha llegado a ser mínima para los culés (45-44) al inicio del tercer cuarto, pero el Clavijo no ha logrado ponerse por delante. Además, un parcial de 7-0 con Galarreta desconectadísimo y Norris, el mejor minutos antes, sentado en el banco, ha dejado a los catalanes en franquicia (59-48). A golpes, la diferencia crecía y menguaba pero siempre a favor del Barça hasta el 67-59 con el que se cerraba el parcial después de una antideportiva.

El choque o estaba roto, pero necesitaba de algo de lo que el Clavijo carece: confianza. Así, los de Antonio Pérez han vuelto a soñar con ponerse por delante (69-66) , pero la calidad de Peno y Peña se han encargado de borrar las esperanzas. No han podido acercarse a más de cinco puntos (80-75 ó 82-77) para acabar el choque con un 83-77 que deja a los de Logroño sumido en el pozo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate