La Rioja

Nicole Romeo intenta la penatración durante el encuentro de ayer. :: díaz uriel
Nicole Romeo intenta la penatración durante el encuentro de ayer. :: díaz uriel

BALONCESTO LIGA FEMENINA

Firme paso adelante del Campus Promete

  • A falta de tres partidos ante rivales directos por alcanzar una plaza de honor, las de Andreu Bou sacaron su faceta más trabajadora y solvente

  • Las riojanas superan al Bembibre en un encuentro de oficio y siguen soñando con el 'play off'

El play off es un sueño más cercano para el Campus Promete. Las logroñesas superaron ayer el incómodo escollo de Bembibre (74-66) para encarar la recta final de la liga regular con la ambición intacta. Las de Andreu Bou sufrieron en un partido irregular, pero de entrega y control, para seguir soñando con, al menos, esa sexta plaza que da acceso a la lucha por el título.

Trabajo y solvencia para evitar el sufrimiento fueron las consignas de un encuentro que comenzó de cara para las locales. Robyn Parks daba las primeras diferencias a las riojanas, muy concentradas de salida, ante un Bembibre físico y peleón. Al cierre del primer parcial, el Campus Promete llegaba con una mínima renta (18-13), que se redujo a un punto (18-17) al inicio del segundo. Porque las de Andreu Bou estuvieron más de dos minutos sin encontrar aro. Pero cuando lo hallaron, lo destrozaron.

Del 26-22 se pasó al 37-22 en cinco minutos de gran defensa y un solo (pero eficaz) argumento ofensivo. Buscar a Knight bajo el aro. Así se sumaron ocho puntos de picardía ante la inoperancia defensiva de las bercianas, que dejaban a la norteamericana sola en la bombilla. Se pudo romper el partido antes del descanso, pero Banks, con un triple, frenó la sangría (39-25).

El Campus Promete se sentía cómodo tras aprovechar la ola buena y parecía que iba a encontrar más facilidades cuando Rita Esther Montenegro se retiraba lesionada por un desafortunado golpe en la muñeca (41-27). Pero ocurrió lo contrario. Edwards y Vega Gimeno, en dos ocasiones, rompieron la barrera de los diez puntos (45-36).

El conjunto logroñés necesitaba templanza y la encontró con aportaciones puntuales, aunque sin el juego coral del segundo cuarto. Romeo fue la última en anotar (56-46, m. 30) antes del parcial definitivo.

El trabajo de un año

En diez minutos, las riojanas se jugaban el trabajo de casi toda una temporada. No se podía fallar. Temblaron las piernas cuando las visitantes se pusieron a seis puntos (56-50) pero Nicole Romeo, quién si no, minimizó los miedos con un triple. La australiana con pasaporte italiano aparece siempre que el equipo la necesita.

Había incertidumbre porque el tiempo pasaba y la ventaja no llegaba a diez puntos, la barrera psicológica de la tranquilidad. Hasta que una secundaria de lujo, Laura Arroyo, apareció con un triple de ocho metros a falta de poco más de tres minutos para poner una vacuna de tranquilidad (68-56).

Lo difícil estaba hecho. Tocaba resistir pero, en vez de encerrarse, los dos últimos minutos fueron un duelo de francotiradoras con Romeo y Parks llevando la alegría a Lobete (74-61).

La afición podía respirar, por fin, y coger aire para los tres encuentros que restan de liga. Cadí La Seu, Gipuzkoa y Mann-Filter son los rivales, todos candidatos al 'play off', aunque las mañas casi sin opciones. Todos dispuestos a medir su hambre de gloria. Ayer, el Promete demostró que no anda falto de ambición y eso es una buena señal, un paso firme para seguir creciendo y marcando hitos en la historia del club.