La Rioja

baloncesto

Feliz 2017 para el Robusta

Feliz 2017 para el Robusta
  • El conjunto riojano logra una contundente victoria ante el Actel Lleida y cierra la primera vuelta con el optimismo de encadenar por vez primera dos triunfos consecutivos

¡Feliz 2017! Con una gran sonrisa entra el Calzados Robusta en el nuevo año que llega. Es la alegría que da cerrar una primera vuelta repleta de sinsabores de la mejor manera posible, con el quinto triunfo, el segundo consecutivo y en el mejor momento de juego de la temporada. El equipo riojano logró una contundente victoria (56-80) ante el Actel Lleida, dando sensación de equipo compacto, muy serio en defensa y con variados recursos en ataque. Lo que se comenzó a ver ante el Palencia, se confirmó en el viaje a tierras catalanas. Ha costado pero, por fin, los logroñeses parece que se han encontrado con el buen baloncesto y, lo más importante, con la efectividad en cuanto a resultados.

En el Barris Nord dio una lección defensiva durante los 40 minutos (pese a que el último periodo sobró), entró con buen pie, creció con el paso del tiempo y explotó ante un rival atosigado y empequeñecido ante la superioridad evidente de su adversario.

El cuarto inicial del Clavijo fue muy bueno, sobre todo, por parte de Pressley (15 puntos, 7 rebotes y 19 de valoración). El norteamericano salió en el cinco inicial y, por lo visto en este partido, puede aportar un punto de calidad más a un equipo que necesita jugadores que sumen. El escolta es de ese tipo de elementos. En los primeros diez minutos mostró mucho: su rápida adaptación, un buen lanzamiento exterior, capacidad de penetración, intensidad defensiva y manos rápidas para recuperar el balón. Sus ocho puntos colaboraron a que el Robusta dominara en el marcador en este periodo inicial. Eso y los cinco triples acertados por la línea exterior de los riojanos dieron la primera ventaja importante a los visitantes, que arregló a medias Nevels con un 2+1 justo antes de que sonara la bocina (18-22), aunque era Demetrio (11 puntos en este cuarto) el único con claridad ofensiva en el Actel Lleida.

Si fueron los exteriores los encargados de sumar en este comienzo, los postes se encargaron de abrir más la brecha después, pese a que Gerun seguía inédito. Además, Bravo y compañía no dejaban de anotar y la defensa se mantenía muy agresiva sobre los exteriores -el principal peligro de los catalanes, según explicaba en la previa Antonio Pérez-, y contundente con los postes. Con esta línea de trabajo y acierto, las consecuencias no podían ser mejores y la diferencia se acercaba a los 20 puntos (24-42) tras un extraordinario parcial de 6-20.

A los logroñeses les salía todo y eran capaces de convertir en canastas tiros en situaciones complicadas y tras impactar con los rivales. Mientras, Borja Comenge no encontraba soluciones al desaguisado que estaba provocando el Robusta en el Barris Nord. Pero lo mejor para los visitantes no era sólo el resultado al descanso (27-42), sino la sensación de que atrás se estaba trabajando para crear una base sólida en la que asentar las posibilidades de triunfo. El acierto ofensivo llegaba desde la seguridad defensiva.

No cambiaron mucho las cosas en la segunda mitad, salvo por un Gerun que se unía a la fiesta. Más leña al fuego para el primer equipo del Clavijo. Otro triple de Garrido llevaba la renta por encima de la veintena (35-56). Con quince minutos por jugarse, el Robusta entraba en ese terreno en el que sólo él podía echar al traste, de la peor forma posible, lo ganado hasta entonces... y el capitán no estaba por la labor de consentirlo. Galarreta encadenó seis puntos seguidos y, junto a un triple del entonadísimo Pressley, elevó a la máxima expresión el evidente dominio visitante sobre la cancha catalana (38-65).

Las cuentas estaban claras al entrar en el último cuarto (43-65): con el escaso bagaje del Actel en 30 minutos, bastaba con aguantar en pista propia, tener paciencia en la ofensiva y esperar a que el adversario tirara la toalla. Ni eso consintió el Robusta y, con cinco puntos de salida, remató al moribundo rival (43-70). Incluso los más pesimistas tenían claro ya el quinto triunfo logroñés. Sólo faltaba conocer el resultado y la diferencia final. Se entró, de repente, en un cúmulo de errores que beneficiaba a los de Antonio Pérez. La sequía anotadora visitante se prolongó durante cinco minutos, pero el Actel ni siquiera era capaz de maquillar el marcador y también se quedaba en unos pírricos cuatro puntos en este tiempo. Esta lamentable sucesión de despropósitos, que acabó con un triste parcial de 13-15, no manchó el merecido éxito del Robusta, con el que cierra 2016 de la mejor forma posible: con un triunfo, en el punto álgido de la temporada en cuanto a juego y confianza y con un respiro importante para afrontar una complicada segunda vuelta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate