La Rioja

LIGA 1 FEMENINA

Objetivos cumplidos sin guinda

Objetivos cumplidos sin guinda
  • «Nuestro primer objetivo es superar las ocho victorias del año pasado pero, sobre todo, mejorar y competir contra todos», explica Andreu Bou

  • El Campus Promete ha sumado cinco triunfos pero ha dejado escapar partidos clave

logroño. El Campus Promete ha cerrado la primera vuelta con sensaciones encontradas. Por un lado, pelear hasta el último momento por entrar en la Copa demuestra la igualdad de la categoría y que las riojanas no han bajado los brazos hasta el final. Por el otro, derrotas en partidos clave han lastrado el crecimiento de un equipo que ha ido de menos a más, pero al que todavía le falta un plus para llenar de ilusión las gradas de Lobete.

En trece partidos, las de Andreu Bou han cosechado cinco triunfos y ocho derrotas, es decir, el objetivo básico planteado. La idea del club, barajada desde pretemporada, es la de firmar cuanto antes la permanencia para soñar luego con cotas más altas. En el ecuador de la liga, el Campus Promete se encuentra con un colchón de dos victorias respecto a la zona baja.

Pero la sensación que queda es de cierta amargura porque se podía haber estado un poco más arriba. La derrota en el último partido en casa, ante el Mann-Filter, podría haber cambiado ese sentimiento. No se hubiese llegado a la Copa, porque las circunstancias lo impidieron, pero la afición hubiese salido de Lobete contenta. En una liga tan igualada, además, un sexto triunfo colocaría a las riojanas en una posición más cómoda para encarar el segundo tramo de la liga.

La irregularidad ha sido la tónica general de este inicio de curso. La derrota ante el Uni Ferrol en la primera jornada escoció porque era un partido accesible ante unas gallegas todavía sin formar (eso sí, han acabado sextas en esta primera vuelta). No se levantó cabeza hasta el cuarto partido, cuando se ganó ante el Gran Canaria y se encadenó la mejor racha del curso hasta ahora, con otros dos triunfos.

Pero el 'Tourmalet', el duelo ante los grandes de la liga se saldó con tres derrotas y buenas sensaciones, pero esas no se plasman en la tabla. El desastre de Bembibre se maquilló con los sólidos triunfos ante Cadí y Gipuzkoa, antesala de la decepción final ante las zaragozanas.

El resumen es claro, pero hay muchos matices. El entrenador, Andreu Bou, asegura que se queda con «la base de cinco triunfos muy bien construida para afrontar el resto de temporada». «Empezaremos con un reto en el primer mes, con partidos de nuestra liga. Ahí debemos demostrar nuestra ambición, que es la de engancharnos a la parte de arriba», indica. «Esos tres primer partidos deben ser una demostración de saber dónde podemos estar», añade.

La idea de Bou es superar los logros del año pasado. «Nuestro primer objetivo es superar las ocho victorias pero, sobre todo, mejorar y competir contra todos», explica Bou. «Creo que, en resultados, la primera vuelta es mejorable, pero el equipo ha ido de menos a más. Ahora es el momento de empezar con la cabeza limpia para asumir la realidad, que es que hemos ganado cinco partidos, y a partir de ahí, crecer», incide.

Nuevos métodos

La ampliación de la cantera y la creación del equipo de Liga Femenina 2 ha cambiado la dinámica de la plantilla dirigida por Andreu Bou. Para él, se trata de «un súper proyecto que, si se sigue haciendo así de bien, nos da posibilidades de dar salida a jugadoras jóvenes riojanas o de fuera que quieren progresar».

La «apuesta arriesgada» y el «reto» de contar con una plantilla corta de ocho jugadoras se ha contrarrestado con las jugadoras del filial. «Ellas lo han llevado muy bien, sobre todo las que han doblado trabajo, y en la segunda vuelta seguirán mejorando su rendimiento», explica. «Están creciendo y van a ir entrando en rotación», añade antes de citar el trabajo de Umi Diallo, Laura Arroyo o María España, que se recupera de una latosa lesión de ligamentos.

De cara a esta recta final, Bou ve a un equipo «motivado». Por eso, la intención del club es no moverse en el mercado invernal. «Si no hay lesiones, que espero no ocurra, mantendremos la plantilla», continúa el técnico catalán.

El inicio de la segunda vuelta está programada para el 8 de enero, pero las vacaciones serán mucho más cortas para las riojanas. El día 28 están convocadas para iniciar los entrenamientos. Descansarán el 31 y el 1 para, el día 2, seguir entrenando. «Queremos hacer una minipretemporada porque el equipo debe llegar de la mejor forma en lo físico y con la maquinaria engrasada, así que no tenemos tiempo que perder», asegura. El realismo se impone, pero Bou abre la puerta a los sueños. «Si en la primera vuelta hemos rozado la Copa, ahora hay que pensar en que tenemos que ganar más y ver dónde nos pone la liga», concluye.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate