La Rioja

Gerun realizó un muy buen trabajo bajo los aros. :: diario de pontevedra
Gerun realizó un muy buen trabajo bajo los aros. :: diario de pontevedra

BALONCESTO / LIGA LEB ORO

El Robusta ahuyenta las meigas

  • Primer triunfo del conjunto riojano con Bonifant, Popadic y Galarreta acertados en el tiro y Gerun bajo los aros

El Calzados Robusta dejó la bisoñez en el vestuario en esta ocasión y se impuso al Marín Peixegalego en un partido muy igualado, en el que los lanzamientos de tres en el tramo final fueron decisivos para sumar ese primer triunfo que tanto necesitaba el conjunto riojano, al que se le estaba negando en demasiadas oportunidades. Una victoria que se basó en el juego de ataque más que en el defensivo, porque ambos equipos buscaron la canasta con lanzamientos lejanos y también bajo los aros, con unos porcentajes muy altos. Casi un cincuenta por ciento, tanto en tiros de dos como de tres, habla de una muy buena relación de ambos equipos con el trabajo en ataque y, tal vez, algo de relajo en defensa, para dejar lanzamientos bien seleccionados y sin demasiadas interferencias.

Los 25 puntos de Miso y los 24 de Derksen no fueron suficientes para rebatir los 19 de Bonifant, 17 de Popadic y 12 de Galarreta, en la guerra de tiradores que se planteó ayer en el pabellón de A Raña. Y bajo los aros, Gerun, Tunde y Norris, sobre todo, les ganaron la partida a los hombres altos locales, entre los que sólo sobresalió Múgica, pero anotando desde el exterior.

A la octava, el Calzados Robusta ahuyentó las meigas en tierras gallegas y rompió ese maleficio que decía su entrenador, Antonio Pérez, que le estaba dejando sin sumar desde la primera jornada hasta la séptima. Como si de un concurso de música se tratara, el Robusta fue quien tocó la octava más alta para hacerse con la victoria en un partido en el que siempre estuvo metido, incluso cuando los errores cortaron varias buenas rachas a lo largo del mismo. Esta victoria debe ser el punto de inflexión para los de Antonio Pérez, que festejaron tras el toque de la bocina como si hubiera sido una final. Lo era porque hacía falta el triunfo como el comer.

No comenzó demasiado bien el Robusta. En el primer cuarto dejó suelto al veterano Miso y lo pagó con creces. Se fue el alero a los 12 puntos en un abrir y cerrar de ojos con su habitual mano fácil. Esa facilidad en el lanzamiento rompía el buen inicio de Bonifant (2 triples) y Gerun, que empezaba a mandar en la pintura. Por medio de Derksen, otro tirador casi infalible, los locales se iban a los siete puntos de ventaja (22-13), cortados por Martín, en un buen final de cuarto, para dejar el marcador en 26-19.

Sin embargo, los de Antonio Pérez mejoraron ostensiblemente en un segundo cuarto muy coral, mientras que los gallegos empezaban a perder algo de fuelle. Tunde y Norris hacían mucho daño bajo los aros, mientras que Bonifant y Popadic seguían haciendo buenos sus lanzamientos. Se unían a ellos Gerun y Laso para ir sumando y acortando distancias. El 22-25 de parcial dejaba al descanso un marcador de 48-44 que daba esperanzas a los riojanos.

Esta vez, el tercer cuarto no fue tan negativo como en otros partidos. Aunque el 10-15 de parcial hable de muchos errores en los tiros a canasta, lo cierto es que se trabajó muy bien en defensa, evitando los lanzamientos fáciles de los locales. Gerun, Popadic, Bonifant y Norris, con sus canastas, conseguían llevar al Calzados Robusta a un punto de ventaja antes del último cuarto (58-59).

Emoción a raudales, toma y daca, con Derksen como el estilete gallego, al que respondían Galarreta, Norris buscando el aro, y Bonifant y Popadic, de nuevo, con lanzamientos desde el triple. El Marín se puso con seis puntos de ventaja mediado el cuarto (71-65), pero el Calzados Robusta no le perdió nunca la cara al partido.

A cada canasta local, la respuesta llegaba sin dilación. Y del 81-78 se pasó al 81-83 en los últimos veinte segundos, donde hubo errores por ambas partes para dejar el resultado en esos guarismos y proporcionar la primera victoria de la temporada al conjunto riojano.