La Rioja

baloncesto

El Promete acaba como una moto

El Promete acaba como una moto
  • Las riojanas se llevan el triunfo ante el Quesos El Pastor en el pabellón Ángel Nieto de Zamora y se coloca en la zona media de la tabla

El Campus Promete ha ganado al Quesos El Pastor por 53-63 y encadena su segunda victoria consecutiva. Las riojanas han logrado en Zamora un triunfo importante ante un rival directo y hacen bueno el resultado de la pasada semana ante el Gran Canaria y Lobete. Las de Andreu Bou toman aire después de las tres derrotas iniciales y se colocan en la octava plaza, en la zona templada de la Liga Femenina.

No entraron demasiado bien en el choque las visitantes y, tras un inicial intercambio de canastas, las locales tomaban el mando en el marcador de la mano de las ex del Promete Mokango (la mejor del partido con 14 puntos, 12 rebotes y 27 de valoración) y Gastaminza (17-11). Sin embargo, las logroñesas comenzaron a entonarse para acabar el cuarto con las posibilidades de victoria intactas (19-17), gracias a la labor de Knight (12 puntos y 5 rebotes). En el segundo periodo, ambos equipos compitieron en errores. La igualdad era consecuencia más de los fallos ofensivos y la precipitación que de la excelencia defensiva. El parcial del cuarto (14-11) dejaba el choque abierto al descanso pero era evidente que el contendiente que quisiera llevarse el duelo debía cambiar y mejorar muchas cosas en la segunda mitad.

Y fueron las zamoranas las que parecieron entender mejor la lección de los 20 primeros minutos. Volvieron a adquirir una renta de siete puntos que mantuvieron durante buena parte del cuarto. Pero el Promete no se rindió, aprovechó una buena racha de Parks y Romeo (la mejor de las riojanas con 15 puntos y 4 rebotes) para llegar al periodo definitivo un punto por delante (47-48) y ya no paró. Las de Bou habían cogido definitivamente el tono al partido mientras que a las locales los minutos se les echaban encima. Con una gran defensa -seis puntos logró el Quesos El Pastor en este cuarto- y con un ataque apañado, se marcharon definitivamente y acabaron cerrando el partido como una moto en el pabellón Ángel Nieto (chiste fácil) logrando la máxima ventaja del enfrentamiento gracias a dos tiros libres de la escolta australiana.