La Rioja

baloncesto

Nueva temporada, viejas pesadillas

fotogalería

/ Juan Marín

  • El Calzados Robusta cae en la prórroga tras desperdiciar diez puntos de ventaja en el último cuarto

El Calzados Robusta no acaba de sacar la cabeza en este comienzo de temporada y sigue sin conocer la victoria después de tres jornadas. Esta vez fue el Prat el que se llevó el triunfo del Palacio de los Deportes de Logroño tras imponerse en la prórroga por 73-76.

El conjunto riojano tuvo la ocasión para ganar, pero Gerun (el mejor de los locales con 15 puntos, 12 rebotes y 23 de valoración) desaprovechó la oportunidad. No hizo lo mismo el equipo catalán, que supo remontar en el último cuarto cuando mejor estaban las cosas para los de Antonio Pérez y rematar en la prórroga una sufrida victoria que le mantiene invicto en la liga.

Todo lo contrario le sucede al Robusta, que no acaba de despertar y que puede comenzar a sentir los nervios de verse de nuevo abajo en la clasificación. Además, esta derrota en la prórroga es inevitable que despierte los viejos fantasmas de la temporada pasada, cuando los logroñeses acumularon derrotas en los instantes finales del partido, lo que les arrastró durante buena parte del año al pozo de la tabla y a tener que convivir durante demasiado tiempo con la daga afilada del descenso rozándoles el cuello.

Y eso que el partido no pudo comenzar de mejor manera. Antonio Pérez había puesto especial énfasis en la defensa a lo largo de la semana después de haber recibido muchos puntos en las dos primeras jornadas ligueras. Y parecía que sus pupilos tenían bien aprendida la lección. El quinteto inicial salió mentalizado de que debía mostrar desde el principio fortaleza atrás. Se esmeró en ello y provocó los errores de sus rivales sin dejar segundas opciones de tiro. En ataque, los riojanos apostaron por el juego colectivo, moviendo el balón hasta encontrar la mejor opción, fundamentalmente penetraciones a canasta y pases a los postes para que aprovecharan su corpulencia bajo los aros. Con este plan funcionando a la perfección en campo propio y con todos todos los jugadores que saltaron a pista anotando, el conjunto logroñés tomó una importante ventaja de diez punto (12-2) en apenas cuatro minutos y medio.

Todo eran buenas noticias para el Robusta, que incluso vio debutar a una de las apuestas de esta campaña, Serge Bonifant.

­Un tiempo muerto de Roberto Sánchez sirvió para despertar a los catalanes, que comenzaron a ver cómo se empezaba a abrir el aro rival, mientras cerraban el propio a los locales. La segunda parte del cuarto inicial no sentó bien al Robusta, que acusó el escaso tino en el lanzamiento exterior. El Prat, entonces, con muy poco, recortó la distancia (13-8).

El Robusta se mantenía gracias a los triples de Bonifant y Garrido pero se notaba el atasco ofensivo. Ya no fluía el balón y los espacios que dejaba el rival se redujeron considerablemente. En la otra canasta, el Prat encontraba por fin su juego y un tiro lejano de Forcada le daba la iniciativa (21-22).

Los logroñeses pasaban por su peor momento, pero un nuevo triple de Garrido junto a otro afortunado de Norris, la solidez de un solvente Gerun y el despertar de Ruiz de Galarreta permitieron un nuevo arreón de los azules (31-24) que les permitió irse al descanso con una renta esperanzadora (33-27)

La segunda mitad comenzó con un intercambio de canastas que siempre suele beneficiar al que va delante. El primer equipo del Clavijo veía pasar los minutos y se mantenía al frente, e incluso comenzaba a obligar al Prat a apretar y a pensar en cómo se le estaba yendo su tercer triunfo de la fase regular (48-37, minuto 28).

Esta apuesta por el golpe a golpe también podía haber resultar arriesgada, ya que la diferencia no era definitiva ni el adversario era un cualquiera, por lo que el Robusta no debía permitirse el lujo de volver a caer en la frustración de la primera mitad. Así se lo hizo ver el Prat con un nuevo acercamiento que dejaba el choque abierto para el último cuarto (50-44).

Un triple de Garrido estrenó el periodo definitivo y daba algo más de calma a Pérez y los suyos, y otro más de Bonifant devolvía los diez puntos a su favor al Robusta (56-46) con ocho minutos por jugarse. Con un marcador que se movía sin demasiada agilidad, se convertía en una renta importante.

Los logroñeses no fueron capaces de matar el partido en ese momento, y la LEB Oro no es una categoría que permita tomarse un respiro. El Prat se encontró entonces con la puerta abierta para asaltar el Palacio de los Deportes y lo aprovechó. Un sorprendente parcial de 0-10 devolvió el partido al inicio con dos minutos por jugarse.

El filial del Juventut disfrutó de un punto de ventaja en un par de ocasiones y Gerun puso con dos tiros libres el 64-62. Forcada empató en una acción individual y el 52 riojano desaprovechó la ocasión de dar el primer triunfo a su equipo. Tocaba sufrir en la prórroga.

En el tiempo extra era el Prat el que anotaba primero y el Robusta el que se intentaba agarrar al partido. Con los dos equipos agarrotados por la tensión, los detalles que deciden en la igualdad surgieron del bando visitante. Garrido igualó a 73 con un gran triple, pero Nikolic (13 puntos, 13 rebotes, 25 de valoración) anotó después y recogió el posterior rechace bajo su aro. Forcada sentenció con un tiro libre el triunfo del Prat, ante la decepción del Robusta y de sus aficionados, que ven cómo ha empezado una nueva temporada pero siguen las mismas viejas pesadillas.