La Rioja

BALONMANO. ASOBAL

Gonzalo frena al Natur

fotogalería

Ángel Fernández lanza a puerta ante un inspirado Gonzalo Pérez ce Vargas. / Fernando Díaz

  • Estimable partido de los riojanos, que se vieron frenados por el porterazo blaugrana

El Barcelona sigue invicto en la Liga Asobal, desde el final de la temporada 2012-13, tras ganar por 22-24 en la pista donde cayó por última vez, la del Naturhouse La Rioja, y donde hoy su portero, Gonzalo Pérez de Vargas, evitó la derrota azulgrana.

Como sucede con todos los equipos grandes, siempre que un partido depende de detalles, la calidad de algún jugador marca las diferencias. Hoy, en un choque sin ritmo entre los dos equipos españoles que disputan la "Champions", se pudo ver la peor versión de un Barcelona sin intensidad, sin juego colectivo y sustentado por sus individualidades en ataque.

Y cuando con eso no le bastó, Pérez de Vargas -con 16 paradas- mantuvo por delante al equipo catalán ante un Naturhouse que hubiera necesitado más descaro antes de la recta final.

El partido estuvo marcado por un exceso de respeto de los dos equipos, que buscaron más evitar los errores que correr e ir hacia adelante.

El Barcelona posiblemente porque vio al principio que el Naturhouse se mantenía por delante en el marcador (6-4) y luego porque se creyó superior con solo neutralizar el ataque de los pivotes riojanos.

Con eso, y ya con varias paradas de Pérez de Vargas, el Barcelona se colocó con una renta de dos goles (6-8) y la conservó hasta el descanso (11-13). La segunda mitad tuvo más ritmo, por el interés en correr del Naturhouse, pero siguió sin ser vistosa por los problemas en el juego colectivo de un Barcelona que una y otra vez sacó partido de la calidad individual en ataque de Andersoon, Jicha y Men.

El Naturhouse empezó a creer en sus opciones, a perder el miedo y a apretar más, aunque en demasiadas ocasiones sus jugadas acababan forzadas, lo que deparaba tiros fáciles para el portero de la selección española.

Ese fue, al final, el factor clave del encuentro, porque aunque el portero tuvo su mérito, son los jugadores del Naturhouse los que tendrán que reflexionar por qué cuando lograban ventajas, elegían una y otra vez la peor opción para lanzar a la portería rival.

De hecho, el Naturhouse se colocó a un gol en varias ocasiones y redobló su intensidad defensiva para no encajar ninguno en los últimos cinco minutos, en los que renunció en muchos momentos a jugar con portero y dispuso de opciones para marcar, pero no tuvo acierto.

Por eso, el subcampeón de Liga dejó "vivo" al campeón, que incrementa su récord a pesar de ser el peor Barcelona que ha visitado Logroño en las últimas temporadas.