«Yo no valgo para ser entrenadora; no puedo, me falta mucha paciencia»

Ruth Beitia, entrevistada ayer por TVR antes de la charla. /Juan Marín
Ruth Beitia, entrevistada ayer por TVR antes de la charla. / Juan Marín
Ruth Beitia | Exatleta. Campeona olímpica de salto de altura

La medallista de oro en Río de Janeiro recibió ayer el homenaje del Centro Cántabro en La Rioja y el Ayuntamiento de Logroño

César Álvarez
CÉSAR ÁLVAREZLogroño

«Esta retirada es la definitiva». Así de contundente se expresó ayer Ruth Beitia en el homenaje que le tributaron el Centro Cántabro en La Rioja y el Ayuntamiento de Logroño, y en el que recibió diversos obsequios como premio a su carrera deportiva. Esta vez, no ocurrirá como hace unos años, cuando -después de haber estado lejos del tartán unos meses- volvió para proclamarse campeona olímpica en Río de Janeiro (concurso que narró pormenorizadamente ante el auditorio, incluso comentando sus desencuentros con Blanka Vlasic «la única del circuito con la que no me llevo bien. Ni yo, ni nadie»). Los meses que precedieron a su retirada fueron demasiado duros «tenía dolores continuos y los resultados no fueron los esperados, no estaba acostumbrada a esas sensaciones» y eso le hizo ver la otra cara del deporte, y «entender que había llegado mi momento, que con 38 años, ya está bien».

Ahora, Beitia asegura tener muchos proyectos por delante (pero prefiere «no desvelarlos porque si no, no se cumplen»). En cualquier caso, entre esos proyectos no está el de ser entrenadora: «Yo no valgo para entrenadora. Yo me he retirado pero ahí sigue Ramón (Torralbo) que es mi cincuenta por ciento», afirmó, «hace unas semanas él estuvo fuera y me quedé con su grupo de atletas. Yo no soy capaz de decirle a alguien cómo tiene que hacer las cosas y estarme parada. No puedo. No tengo esa paciencia». No obstante, su vida sigue estando muy vinculada al deporte. Es miembro de la junta directiva de la RFEA, miembro del COE y desde su escaño en el Parlamento cántabro también vela por el deporte de su comunidad autónoma, dos días a la semana sigue trabajando con su grupo de toda la vida... Además, ahora está estudiando su segunda carrera universitaria: psicología, con la que espera aportar su «granito de arena al deporte».

«No se puede explicar lo que se siente al oír desde el podio que el himno suena por ti» RUTH BEITIA

Además, como desveló a sus paisanos (que constituían la mayor parte del auditorio de su charla y donde escasearon los atletas), «oficialmente el día 1 de noviembre dejé de ser atleta porque acabó la temporada y no renové la licencia, pero el día 5 de noviembre estaba corriendo una prueba de 5 kilómetros por la Castellana de Madrid», pero Ruth reconoce que antes «hacía deporte, pero ahora hago actividad física», que son cosas distintas, y por ello cuando uno de los asistentes le invitó públicamente a correr en mayo, en la capital riojana, la Media Maratón de La Rioja aseguró que todavía no está preparada y quiere poner su cuerpo al límite, «pero no lo descarto para el año 2019». La alcaldesa de la ciudad, Cuca Gamarra, recogió el guante y aseguró: «Te invitaremos, y si no es para una media maratón, será para una más corta, pero aprovecharemos la ocasión».

Beitia repasó su vida deportiva en una charla interactiva con el público y señaló que «ella no eligió el salto de altura sino que fue el salto de altura el que le eligió a ella» ayudado por su entrenador que fue quien descubrió «que tenía un tobillo especialmente dotado para ello».

Muy aplaudida fue su explicación sobre lo que se siente al representar a España en una gran competición: «Es un sentimiento que no se puede fingir, es especial desde el momento en el que recibes la ropa de competición; y si además, como fue en mi caso, escuchas el himno de tu país desde la parte más alta del podio, y ves ondear tu bandera por ti, es algo que bufff... no se puede explicar. Soy cántabra, pero soy española y ese sentimiento no me lo podrá arrebatar ya nadie».

La cántabra también se refirió (en este caso en su intervención ante la prensa) a su futuro político. Lleva seis años ocupando un lugar en el Parlamento regional de Cantabria a donde llegó de la mano del Partido Popular. Beitia explicó que el salto a la política nacional «no depende» de ella. «Es cosa del partido y de la presidencia del partido en Cantabria, y yo estoy muy a gusto trabajando allí», sentenció.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos