ATLETISMO MUNDIALES

Van Niekerk se pasea en el 400

Van Niekerk entra en meta. :: efe

El sudafricano superó con comodidad a todos su adversarios en la final

EFE LONDRES.

El sudafricano Wayde Van Niekerk, plusmarquista mundial y campeón olímpico de 400, dominó con gran autoridad la final mundialista en ausencia de su gran rival, el botsuanés Isaac Makwala, víctima del brote de gastroenteritis y obligado por la IAAF a guardar aislamiento para evitar contagios.

Dos metros por delante a la salida de la curva, Van Niekerk venció cómodamente con 43.98, seguido del bahamés Steven Gardener (44.41) y del catarí Abdalelah Haroun (44.48).

La enfermedad de Makwala, que no pudo tomar la salida siguiendo instrucciones del delegado médico de la IAAF, arruinó, probablemente, el duelo de más alto nivel de los campeonatos.

Las españolas Úrsula Ruiz y Belén Toimil, en peso, y Estela García,en los 200 lisos, fueron eliminadas

La IAAF impidió físicamente a Makwala acceder al estadio, cuando el botsuanés pretendía presentarse a la final. El botsuanés le había apretado mucho a Van Niekerk en la reunión de Mónaco, aunque el sudafricano prevaleció por 11 centésimas con un registro de 43.73.

En los dos años que han transcurrido desde que irrumpió en el panorama atlético al conquistar el título mundial en Pekín con récord africano (43.48), batiendo al doble campeón olímpico LaShawn Merritt y al campeón mundial granadense Kirani James, Van Niekerk ha crecido hasta convertirse en una gran estrella.

Un francés en el 800

Mientras, Pierre-Ambroise Bosse se convirtió, con un crono de 1:44.67, en el primer francés campeón del mundo de 800 metros con un ataque en la última curva de una final imprevisible en la que casi todos los contendientes partían con opciones de medalla.

El polaco Adam Kszczot, recogiendo cadáveres en la recta, se alzó con la medalla de plata con un tiempo de 1:44.95 y el keniano Kipyegon Bett completó el podio con 1:45.21.

La ausencia por lesión del campeón y plusmarquista mundial, el keniano David Rudisha, y la eliminación prematura de sus compatriotas Emmanuel Korir -líder mundial del año con 1:43.10- y Ferguson Rotich dejaba muy abierta la final de las dos vueltas.

Era una gran oportunidad para «outsiders» como el botsuanés Nijel Amos, segundo en la lista mundial con 1:43.18, que regresa al estadio donde logró plata olímpica con un registro impresionante de de 1:41.73.

Hendricks reina en la pértiga

Además, el estadounidense Sam Hendricks elevó a once su racha de victorias en 2017 para proclamarse campeón mundial de pértiga, mientras el plusmarquista mundial, el francés Renaud Lavillenie, fracasó por quinta vez en su asalto al título mundial y se quedó con la medalla de bronce. Hendricks, subcampeón olímpico en Río 2016, se impuso con una marca de 5,95 metros, seguido del polaco Piotr Lisek con 5,89, igual que el francés pero con menos nulos. Cuando Hendricks saltó 5,82 al primer intento obligó a los otros cuatro supervivientes, que habían marrado su tentativa, a dejarse las otras dos para 5,89. Sólo el norteamericano pudo con los 5,95. Lavillenie se dejó el último intento para acatar los 6,01, pero fracasó las tres veces.

Las españolas, a casa

En cuanto a la participación española, ayer compitieron Úrsula Ruiz y Belén Toimil en el lanzamiento de peso. La plumarquista española, Úrsula Ruiz, no pasó de los 16,20 metros, en el único lanzamiento válido que realizó. Toimil se fue hasta los 16,38, que tampoco sirvieron para clasificarse para la final.

Por su parte, Estela García, campeona de España de 200 metros, cayó eliminada en la primera ronda con un tiempo de 23.78.

Fotos

Vídeos