CAMPEONATO DEL MUNDO

Kirui prolonga la tradición keniata

Conquista el quinto oro de maratón para su país tras superar al etíope Tamirat Tola con un cambio de ritmo a falta de siete kilómetros

J. A. D. LONDRES.

Geoffrey Kipkorir Kirui se sobrepuso a un momento de crisis cuando sostenía un mano a mano en cabeza con el etíope Tamirat Tola para dar a Kenia el quinto título mundial de maratón -2h08:27-. Tola tuvo que conformarse con la plata -2h09:49-, mientras que el tanzano Alphonce Simbu, quinto en los Juegos de Río, progresó hasta el bronce -2h09:51-. España, segunda por número de oros en mundiales -dos de Abel Antón, uno de Martín Fiz-, volvió ayer a tener al segoviano Javi Guerra como su mejor hombre, decimoséptimo con un registro de 2h15:22, lo que le da plaza fija para la próxima edición de los mundiales. El británico Callum Hawkins fue cuarto con 2h10:17. Europa no gana una medalla desde el bronce del suizo Viktor Röthlin en 2007.

Con un parcial de 14:43 minutos en los cinco kilómetros que van del 30 al 35, Kirui, el hombre con mejor marca del centenar de participantes, se reveló inalcanzable en la fase decisiva de la carrera, que discurrió por el centro de Londres. El circuito, con salida y llegada en Tower Bridge, contaba con un trazado muy similar al de los Juegos de 2012 al que los atletas tenían que dar cuatro vueltas. Ayad Lamdassem se dejó ver en posiciones delanteras al principio, mientras Javi Guerra e Iván Fernández marchaban más arropados en el grupo, que pasó el km 5 en 15:57 con el italiano Daniele Meucci, campeón de Europa en 2013, a la cabeza.

En ausencia del campeón olímpico, el keniano Eliud Kipchoge, y del campeón mundial, el eritreo Ghirmay Ghebresslasie, que se reservaron para una carrera mejor remunerada en otoño, los etíopes tenían una buena oportunidad para recuperar el título dieciséis años después de la victoria de Gezahegne Abera en Edmonton. Transcurridos 10 km (15:36) la carrera se aceleró. El keniano Gideon Kipketer alargó zancada y forzó la primera selección. Los tres españoles sobrevivieron al primer corte.

El etíope Tamirat Tola, bronce olímpico en 10.000 en Río, asestó el primer golpe serio que, mediada la prueba (1h05:28), formó en cabeza un trío con Geoffrey Kirui -ganador este año en Boston- y Kipketer, aunque este último comenzó a flaquear poco después. El eterno duelo entre Kenia y Etiopía estaba servido con media carrera por delante. Pasado el km 30, ya en el último giro al circuito, Tola atacó a su compañero de fuga, primero tímidamente, mirándole para ver su reacción, y luego resueltamente.

El etíope se fue alejando, pero Kirui estaba lejos de rendirse. Volvió con su rival y lo remató con un cambio de ritmo ganador poco antes de pasar el km 35 en 1h46:11. Kirui se permitió el lujo de hacer los últimos 500 metros saludando al público.

Más

Fotos

Vídeos