«Para correr más, pulse aquí»

Sobre ruedas. Salida de la Media Maratón sobre patines./
Sobre ruedas. Salida de la Media Maratón sobre patines.

A pesar del calor, la humedad y de la dureza de una carrera exigente, no faltó el buen ambiente y el humor

DIEGO MARÍN A.

La procesión del Corpus Christi, motivo por el cual se adelantó media hora la salida del 27º Media Maratón de La Rioja, libró ayer a los corredores de sufrir aún más calor. De hecho, hubo algunos desvanecimientos, como el de Jon Alexander, a quien su amigo Domingo Serrano esperaba en Gran Vía tras completar su carrera.

Cuando Domingo comprobó que Jon estaba exhausto a falta de 1 kilómetro, decidió acompañarle hasta la meta. A falta de 100 metros tuvo que ayudarle otro corredor, Javier Hernáez, casi arrastrando a Jon para completar la Media Maratón. Fue cruzar la línea y ser atendido por la Cruz Roja. «Íbamos con Mónica y Fernando, otros compañeros, pero los he dejado antes. Luego he ido a buscarle y he visto que se paraba porque estaba muy cansado, es su primera Media Maratón», comentaba Domingo, preocupado.

Con mejor cara entraron unos minutos después Míchel Cabezón y Ricardo López, dos veteranos del Club Maratón Rioja de 58 y 61 años, respectivamente. El segundo suma ya más de 500 medias maratones (y 26 de los 27 de La Rioja, más 101 maratones). «Correr en la parte de atrás te da un plus de tranquilidad, vas más desahogado, pero el calor hace mella sobre todo al final, pero es una carrera muy bonita», opinaba Ricardo. Míchel, con mejor humor aún, declaraba: «Pensaba salir a dar una vuelta, casi a comprar el pan, y aquí estamos. Es una más».

El madrileño de 52 años Marcos Icardo fue el penúltimo en entrar a meta con un tiempo de 2.40.45 horas, y se creía último. «Es mi tercera media maratón en ocho meses», declaraba nada más sentarse en un banco del Espolón, a la sombra, que le había reservado su familia, entre la que se encontraba su esposa riojana. «Estoy muy cansado», confesaba, al menos, con buena cara, resignado pero satisfecho: «La experiencia ha sido positiva, la gente me ha esperado y aplaudido, la Policía Local me ha animado y me ha dado agua...».

Realmente el último corredor en entrar a meta fue, una vez más, Pedro José Fernández, también madrileño, de 42 años, e igualmente con familia y amigos en La Rioja, sobre todo en Logroño y Ventrosa de la Sierra. Pedro José es habitual de Circuito de Carreras de Logroño y ayer llegó a meta en 2.44.14 horas. «En el kilómetro 15 he reventado un poco y he bajado mucho el ritmo», reconocía. Quizá le faltó tocar la pancarta que portaba una mujer en Gran Vía y que, con una seta de Mario Bros dibujaba, decía: «Para correr más, pulse aquí».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos