Una carrera de dos años

En 2018. Los amigos de Alberto, con Alberto./
En 2018. Los amigos de Alberto, con Alberto.

Alberto Ortega, al que el cáncer impidió correr la Media Maratón del 2016, volvió ayer al asfalto

V. S.

logroño. La Media Maratón de La Rioja del 2016 estaba marcada en el calendario de Alberto Ortega, un atleta popular riojano. Sin embargo, la enfermedad, en forma de cáncer, se cruzó en su camino. En ese momento, no pudo saltar al asfalto para recorrer los 21 kilómetros. Su competición era otra. No obstante, sus amigos no querían que Alberto se quedase en casa en una fecha tan señalada. Con el espíritu solidario que envuelve al atletismo, decidieron correr en el 2016 portando una camiseta con el rostro de su compañero convaleciente. Ayer, ya no fue sólo una camiseta. Alberto también volvió a disfrutar y pudo devolver el gesto a sus compañeros de sudor.

Después de una dura lucha, tratamientos y trabajo, Alberto vivió de nuevo la fiesta de la Media Maratón. Y con él, sus amigos. «Luchar contra la enfermedad y afrontar una media maratón tienen cierta similitud. Hay que tirar de espíritu, pelear, ir recorriendo kilómetro a kilómetro, apoyarte en la gente que te rodea dejando que tiren de ti cuando las fuerzas te fallan y llegar finalmente a la meta», asegura Alberto Ortega.

«Lo importante es que, dos años después, he vuelto a correr arropado por toda la gente que ha tirado de mí cuando las cosas no estaban bien», añade. «La carrera es ésa. Espero que mi historia le sirva a alguien que esté pasando por la misma situación y recordarle que a pesar de lo lejos que está la meta al principio, el miedo que produce pensar que no llegarás, y el deseo de abandonar la carrera cuando sientes que no puedes ..... al final llegas a la meta y vences a la enfermedad», recalca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos