ATLETISMO

Camilo prorroga su sueño aún más

Camilo Santiago afronta los últimos metros en Milán, donde logró la mínima para el Europeo de maratón. :: c. santiago/
Camilo Santiago afronta los últimos metros en Milán, donde logró la mínima para el Europeo de maratón. :: c. santiago

El fondista consiguió ayer en Milán (2h13.56) la mínima para participar en el Campeonato de Europa de maratón

CÉSAR ÁLVAREZ LOGROÑO.

Camilo Santiago no ha despertado todavía de su sueño. El fondista afincado en Albelda sigue tocando el cielo con los dedos. Después de que hace quince días hiciera la mejor carrera de su vida consiguiendo una marca 'estratosférica' en media maratón (1h02.40), el murciano certificó otra excelente actuación ayer en el maratón de Milán. El registro que marcaba el cronómetro (2h13.56) cuando ayer cruzó la meta en la Plaza de Venecia de la capital milanesa le otorga el billete para participar el próximo verano en el Campeonato de Europa.

El fondista del Añares había previsto correr toda la carrera entre 3.08 y 3.10 minutos cada kilometro, y así fue. Durante la prueba se movió en ritmos que apenas oscilaban entre los 3.09 y 3.10. El inicio de carrera fue según las previsiones: un ritmo medio de 3.09 y un paso por el kilómetro 10 de 31.37. Eso le permitió a Camilo posicionarse en un segundo grupo, justo detrás de los africanos que buscaban la victoria final. Pero el objetivo del fondista español no era ganar. Era otro, el quería la mínima y a su paso por el ecuador de la carrera seguía en tiempo de conseguirla, pero había perdido cierto margen sobre sus previsiones. Cruzó la media maratón en 1h06.53 y siguió confiando en sus posibilidades, había llegado a Milán cargado de moral tras su logro en Valencia.

Su siguiente punto crítico era el kilómetro 30, la 'liebre' le tenía que llevar hasta allí en menos de 1h35 y lo hizo en 1h34.57. Todo seguía el guión escrito por Camilo en los días previos. Ya sólo era cuestión de 'echar' el resto en los últimos doce kilómetros. El murciano había prometido vaciarse y así lo hizo. Tanto es así, que si hasta el kilómetro 30 -como ya había aventurado- se había llevado en la 'chepa' a los otros dos españoles que salieron a buscar la mínima (Jaume Leiva y Ricardo Rosado), a partir del kilómetro 30 ya no pudieron seguirle, y al perder su 'rueda' perdieron también las opciones de conseguir la mínima.

El resto de españoles no pudieron seguir a Camilo y se quedaron sin mínima

No así Camilo que aprovecho los últimos 12.095 metros de carrera para ir escalando posiciones (algo secundario en la prueba de ayer) y auparse hasta la quinta posición, ser el mejor europeo en la prueba milanesa y presentarse en la Plaza de Venecia de la capital de Lombardía en 2h13.56, una marca que colma las expectativas del riojano de adopción y que le permitirán prorrogar su sueño hasta el próximo mes de agosto. El día 6 de ese mes, volverá a enfundarse la camiseta roja de la selección española para participar en el Europeo de maratón, una cita en la que compartirá equipo, previsiblemente, con Javi Guerra, Jesús España o Ayad Lamdassem, sólo falta que la Federación Española de oficialidad al sueño de Camilo cuando lo incluya -hoy o mañana- en la lista para Berlín, y donde también estará Elena Loyo que consiguió ayer la mínima femenina.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos