La vista cansada se puede corregir

:: mikel casal/
:: mikel casal

La presbicia no se puede prevenir porque no es una enfermedad sino una condición fisiológica totalmente normal que se produce con los años | Sustituir el cristalino es una operación bastante sencilla, se realiza de manera ambulatoria y la recuperación es rápida

JOSÉ FRANCISCO ACEBESLOGROÑO.

La presbicia o vista cansada es un problema visual asociado a la edad que nos impide ver correctamente los objetos cercanos. Casi la mitad de los españoles, un 44,5%, la padece y, debido al progresivo envejecimiento de la población, se prevé que su incidencia vaya en aumento.

Habitualmente, a partir de los 40-45 años el cristalino (la lente natural del ojo) comienza a perder su elasticidad, y con ello su capacidad de enfoque. Esto ocasiona que la visión cercana se vuelva borrosa y que nos cueste mucho realizar actividades cotidianas como leer el móvil o consultar la fecha de caducidad de un producto.

1 Realizar revisiones oftalmológicas periódicas.
2 Tener una buena higiene general de pestañas y ojos para evitar infecciones.
3 Proteger los ojos del sol con gafas homologadas.
4 Mantener una distancia de lectura adecuada (40 centímetros).
5 Utilizar buena iluminación para trabajar, preferiblemente usar luz natural.
6 Poner especial atención en las revisiones y en la salud de nuestros ojos si tenemos antecedentes familiares de patologías (por ejemplo, glaucoma) o si se padecen otras afecciones (por ejemplo, diabetes).

Los síntomas iniciales suelen estar relacionados con problemas para ver de cerca con poca luz, necesidad de alejar más las cosas para poder leer o maquillarse e, incluso, dolor de cabeza o cansancio ocular tras pasar tiempo usando la visión cercana. No se puede prevenir ya que la presbicia no es una enfermedad sino una condición fisiológica totalmente normal que se produce con los años.

Con esta técnica se pueden minimizar otros defectos asociados, como la miopía

¿Afecta a los dos ojos ?

Generalmente si, aunque puede haber alguna diferencia en el número de dioptrías entre un ojo y otro, al igual que ocurre con otros defectos refractivos como la miopía. Cabe destacar que la presbicia es un defecto visual progresivo y va a más, por lo que con el tiempo lo más seguro es que el número de dioptrías irá aumentando. Así, en un primer momento tendremos que ir alejando los objetos para poder verlos y, con el tiempo, hay que recurrir irremediablemente a las gafas de cerca.

Afortunadamente este defecto se puede corregir, principalmente, gracias a la cirugía de cristalino. Una técnica que consiste en sustituir el cristalino, que ya no es capaz de enfocar, por una lente artificial de última generación que tiene varios focos (multifocal), de manera que permite ver, tanto de lejos como de cerca, sin tener que depender de las gafas. La operación es bastante sencilla, se realiza de manera ambulatoria (sin hospitalización), se suele utilizar una anestesia tópica (gotas) y el tiempo de recuperación del paciente es habitualmente corto.

Gracias a esta operación podemos lograr que el paciente disponga de un rango de visión a diversas distancias (cercana, intermedia y lejana) minimizando o evitando la dependencia de gafas o lentillas. Además, con esta técnica podemos minimizar otros defectos asociados, como la miopía. Asimismo, prevenimos la futura aparición de cataratas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos