La víctima narra al tribunal cómo fue violada por 'La manada' sin ver el vídeo

PABLO OJER P AMPLONA.

La joven que denunció que había sido violada por los cinco miembros de 'La manada', durante los Sanfermines de 2016, explicó ayer lo ocurrido la noche del 6 al 7 de julio ante el tribunal de la Audiencia Provincial de Navarra. Y lo hizo sin tener que ver una de las principales pruebas del caso, el vídeo que los presuntos agresores grabaron de la supuesta violación.

La segunda sesión del juicio comenzó con el debate sobre si era necesario visualizar el vídeo durante el interrogatorio de la joven. Las defensa pretendían con ello probar que las relaciones sexuales habrían sido consentidas por la denunciante. El fiscal ayer se opuso al visionado, lo que fue aceptado por todas las partes. De esta manera el tribunal desestimó la proyección. El abogado de tres de los acusados, Agustín Martínez Becerra, matizó de manera lacónica al término de la sesión que «no ha hecho falta» ver el vídeo.

La denunciante llegó al Palacio de Justicia en una furgoneta de la Policía Municipal que entró por el garaje. La joven estuvo acompañada por sus padres y una tía hasta que fue llamada al estrado. Antes, los acusados abandonaron la sala de vistas para seguir el interrogatorio desde una sala contigua por videoconferencia, según acordó el tribunal. Durante cerca de cuatro horas la joven respondió a las preguntas de todas las partes.

Tras la víctima compareció la pareja que la encontró llorando en un banco de la calle. Dado el blindaje informativo impuesto por los magistrados de la Sección Segunda, tampoco trascendió nada de lo dicho. A las defensas les interesaba resaltar que lo primero por lo que se preocupó la joven fue por el teléfono móvil que le acababan de robar, en lugar de lo que supuestamente le habían hecho los cinco acusados.

El juicio por la presunta violación de sanfermines inicia hoy una nueva etapa con la intervención de los agentes de Policía Municipal y Foral que atendieron a la joven.

Fotos

Vídeos