Valoración moral del terrorismo

Dos jóvenes cruzan un semáforo en rojo. :: j. herreros

J.G.T.

El terrorismo siempre es intrínsecamente perverso, nunca justificable. Con motivo de los recientes atentados en Cataluña conviene recordar las palabras de la Conferencia Episcopal Española sobre el asunto. «La consecuencia más perniciosa de la espiral del miedo y del odio que genera el terrorismo es la politización maligna de la vida social, esto es, la consideración de la vida social únicamente en función de intereses de poder. El peor de los silencios es el que se guarda ante la mentira, pues ésta tiene un enorme poder de disolver la estructura social. No hay que olvidar que la cesión permanente ante la mentira comporta la deformación progresiva de las conciencias» (Valoración moral del terrorismo, de la Conferencia Episcopal Española, 2002).

Fotos

Vídeos