Un valenciano, que asegura ser hijo de Julio Iglesias, logra una prueba de ADN que apunta al famoso cantante

J. A. MARRAHÍ VALENCIA.

«Se quedó mudo, en silencio...». Cuando el abogado Fernando Osuna telefoneó hace dos meses a Javier Sánchez para comunicarle el resultado de la prueba de ADN, el valenciano de 41 años dijo: «Estaba convencido de que Julio era mi padre. Ahora espero que al fin se haga justicia». Sánchez no es desconocido. En los 90, pleiteó junto a su madre en tribunales y cadenas de televisión, con un sólo objetivo: ser reconocido como hijo del cantante Julio Iglesias, el fruto de una aventura del artista y su progenitora, María Edite Santos, en el verano de 1975. Ahora, dos décadas después de que el Tribunal Supremo diera carpetazo al litigio sin admitir la paternidad, el caso se reabre con un cotejo de ADN al que el equipo de Osuna otorga una fiabilidad del 99,99%.

Para la obtención del indicio genético se puso en marcha un engranaje propio de espías. «Pero completamente legítimo», aclara el letrado. «Obviamente, si hubiéramos pedido a Julio su ADN nos hubiera mandado a freír espárragos». Se encargó del asunto a un detective. El profesional peinó los movimientos de los Iglesias en Miami en busca de su basura y deshechos con vestigios biológicos abandonados en espacios públicos.

Fotos

Vídeos