La vida de Jesús Castro

Jesús Castro, con su camiseta negra de portero. :: l.r./
Jesús Castro, con su camiseta negra de portero. :: l.r.

La familia del portero del Sporting promueve también desde Arnedo que una de las puertas de El Molinón lleve su nombre

VALVANERA SANZ

El 26 de julio se cumplirán 25 años del trágico desenlace del legendario portero del Sporting de Gijón Jesús Castro, quien perdió su vida, a los 42 años de edad, intentando salvar a dos niños de morir ahogados en la playa de Pechón, en Cantabria. «Estábamos disfrutando de unas vacaciones en familia, cuando mi padre oyó gritos de socorro, no se lo pensó dos veces y se lanzó al agua para intentar salvarlos» recuerda Jesús Castro, el segundo de los tres hijos del guardameta, quien presenció junto a su hermano pequeño y a su madre lo ocurrido, y a día de hoy, veinticinco años después, no puede borrar de su retina aquella tarde de 1993.

Jesús Castro y su familia llegaron a Arnedo hace diez años. Con motivo de este aniversario, los Castro se han movilizado para recoger firmas a través de la web 'peticiones24', pidiendo que la puerta número 1 de El Molinón reciba el nombre del emblemático jugador. La iniciativa surgió de Joanna Castro, hija mayor del guardameta. Su idea ha ido creciendo con la colaboración de las peñas, medios de comunicación y redes sociales. Apoyo que en los últimos días se ha hecho especialmente visible desde La Rioja, y en concreto en Arnedo, gracias a Jesús Castro. «Se cumplen 25 años del fallecimiento de mi padre y pensamos que esta sería una bonita forma de rendirle un homenaje. Era una persona humilde, muy generoso y siempre estaba predispuesto a ayudar a todo el mundo», explica, emocionado, Jesús.

Jesús Castro, hermano del también futbolista Enrique Castro, Quini, fue uno de los porteros más significativos del Sporting de Gijón con una larga y exitosa trayectoria deportiva. Campeón de Europa con España en Italia'1970, jugó seis encuentros con la Selección Olímpica en 1972. Trayectoria que sumó a sus 18 años como futbolista en el Sporting, en los que disputó 471 encuentros y cosechó logros como el subcampeonato de la liga, dos finales de la Copa del Rey, dos ascensos a Primera División y varios encuentros en la UEFA.

A las más de 1.500 firmas reunidas a través de Internet se han sumado las que este mismo fin de semana se han recogido a pie de campo en El Molinón, que no ha dudado en sumarse a este apoyo. «Para nosotros sería un gran honor que se le rindiera un homenaje así a mi padre, que dio su vida deportiva al Sporting de Gijón. Además, en el estadio no hay ninguna puerta dedicada a ningún jugador. Podría ser el comienzo de una bonita tradición», señala Jesús Castro.

El Ayuntamiento de Gijón dedicó un parque a los Hermanos Castro; en Oviedo, lugar de nacimiento de Jesús, una calle recibió su nombre tras su muerte; y ahora es el Sporting el que puede hacer que la huella del mítico guardameta se mantenga imborrable. Pero que la puerta número 1 de El Molinón reciba el nombre de Jesús Castro es mucho más que un reconocimiento a su trayectoria. Es el enaltecimiento de valores como la humildad, la generosidad o la bondad. Es el recuerdo de una gran persona. Quienes lo conocieron lo saben, pero su historia también merece ser conocida por las nuevas generaciones, porque es la historia de un auténtico héroe.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos