UNDERWOOD, PEDRO Y MÀXIM

MIKEL LABASTIDA

Hubo un tiempo en que a Pedro Sánchez se le comparaba con el personaje de Jon Snow, por su capacidad para resucitar y volver a convertirse en líder después de rozar el más allá. Ahora la serie ha cambiado y al presidente del Gobierno hay quien lo relaciona con Frank Underwood, el perverso congresista de 'House of cards' que urde un maquiavélico plan para llegar a ocupar el Despacho Oval. El parecido se debe a una teoría muy loca que circula por ahí y que tiene que ver con la caída de Màxim Huerta. Señalan algunos que en realidad el secretario general del PSOE nunca tuvo la intención de que el escritor fuese el ministro de Cultura definitivo y que su nombramiento perseguía una doble misión: por un lado desviar las miradas hacia él con polémicas frívolas (derivadas de sus tuits) y que de este modo nadie prestase demasiada atención al recién estrenado ejecutivo, y por otro, utilizarlo como ejemplo de tolerancia cero ante malas prácticas. Según esa teoría Sánchez ya conocería de antes los problemas con Hacienda del periodista y habría sido su equipo quien se ocupase de difundirlos y de provocar una dimisión casi inmediata, que contrastase con los ralentizados plazos que el PP ha aplicado con casos similares. Así, el nombre de Guirao habría estado siempre en su mente pero se aguardaba a dar un golpe de efecto previo antes de sacarlo a la palestra. Semejante maquinación parece propia de Doug Stamper, el fiel colaborador de Underwood en la serie de Netflix. Lo curioso es que no son pocos los que en sus crónicas han mentado a este personaje para describir a Iván Redondo, el nuevo jefe de gabinete de Sánchez, considerado el gurú de su estrategia política. ¿Vemos demasiadas series? ¿Es grave, doctor?

Conspiraciones aparte Huerta ha pasado de protagonista a artista invitado. Ana Rosa, que le dio la bendición una semana atrás, confirmaba ayer su 'defunción' como ministro. «Parece que soy yo la ministra», protestaba airada. Mejor será que no dé ideas la reina de las mañanas que nunca se sabe lo que puede pasar en el siguiente episodio ni lo que es capaz de tramar el equipo de Underwood... Perdón, de Sánchez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos