«Spielberg es un cruce entre Pinocho y Peter Pan»

Spielberg queda retratado en el documental de Lazy como un hombre idealista. :: hbo/
Spielberg queda retratado en el documental de Lazy como un hombre idealista. :: hbo

Susan Lacy mantuvo 17 entrevistas con el cineasta para el documental sobre su figura que emite HBO y en el que participan grandes actores de Hollywood

MARÍA ESTÉVEZ

Se estrena 'Spielberg', el documental de HBO dedicado al gran cineasta norteamericano. El filme condensa en dos horas y media el trabajo de dos años editando las 36 horas de conversación durante las 17 entrevistas que Susan Lacy realizó en las residencias del director en Los Ángeles y los Hamptons, en sus oficinas de Nueva York, mientras rodaba en Vancouver 'Mi amigo el gigante' y producía en Berlín 'El Puente de los Espías'. «No hago terapia porque hacer películas es mi terapia», admite el cineasta, de 70 años, que descubrió su camino con 'Lawrence de Arabia' (1962) y ahora desnuda sus miedos ante el público con la inocencia que esconde en sus narraciones. Resulta irónico que Lacy elija no mencionar la palabra inocencia cuando en el monumental despliegue de información de su filme, a través de vídeos, anécdotas y entrevistas con actores y directores, descubrimos al hombre idealista, a ese cruce entre Pinocho y Peter Pan, que vive tras las cámaras.

Steven Spielberg es tanto una fábrica de sueños como una máquina de conseguir éxitos. 'Tiburón', 'Encuentros en la tercera fase', 'E.T.', las sagas de 'Indiana Jones' y 'Jurassic Park' son buena prueba de ello. Sin embargo, en el documental de HBO nos encontramos con el niño sin amigos, con el adolescente atormentado por el divorcio de sus padres, con el hombre que necesitó rodar 'La lista de Schindler' para hacer las paces con sus antepasados judíos y, sobre todo, con el visionario que tiene como objetivo devolver a la humanidad a su infancia gracias a la magia de sus películas.

En Los Ángeles pudimos hablar en exclusiva con Susan Lacy, quien nos confesó el enorme esfuerzo de un documental que empezó con presupuesto para cuatro entrevistas y terminó llevándose dos años de su vida. Fue el realizador quien la eligió después de ver su serie 'American Masters'. El resultado de 'Spielberg' deja claro quién es el hombre y quién el director.

Ganador de tres Oscar, Spielberg pidió revisar su extensa obra cronológicamente y, aunque habla de su vida privada, su primera esposa, la actriz Amy Irving (con quien protagonizó un divorcio millonario) aparece sólo como una fuerza creativa importante en los comienzos de su carrera. El director nació en Ohio, pero creció en un área suburbana de Phoenix, Arizona. Una familia de bohemios judíos, con una madre que se comportaba como una hermana más, mientras el padre viajaba constantemente por su trabajo como ingeniero informático. Queda claro después de ver el documental cuánto le marcó el divorcio de sus padres, a los 18 años, y cómo su amor por su madre le cegó hasta culpar por completo a su progenitor, aun cuando su madre (que murió nonagenaria a comienzos de año) se casó con el mejor amigo del padre. La ruptura familiar está presente en toda su obra.

Fraternidad de estrellas

George Lucas, Brian De Palma, Martin Scorsese y Francis Ford Coppola revelan la fraternidad que formaron junto a Spielberg en los años 70, y los actores Daniel Day Lewis, Tom Cruise, Leonardo Di Caprio, Liam Nesson, Harrison Ford, Drew Barrymore o Dustin Hoffman, entre otros, ayudan a desentrañar el rompecabezas en torno a la figura de un hombre que no ha perdido el hambre de contar historias. «Steven tiene un enorme apetito por el trabajo que hace», describe Daniel Day Lewis, aunque es Di Caprio quien mejor lo resume: «Su carrera es una fantástica historia de Hollywood».

- Dicen que Spielberg es adicto al trabajo. ¿Qué descubrió de su capacidad profesional durante el tiempo que estuvo con él?

- Que es un hombre notable. No esperaba, al principio del rodaje, que el documental se convirtiera en esta enorme fuente de información. Yo tenía presupuesto y tiempo para cuatro entrevistas. Sin embargo, una conversación llevaba a otra y así, poco a poco, se fue alargando el proceso. Él sabía que yo entendía su trabajo, que me preparaba meticulosamente cada sesión de entrevistas. Recuerdo que en Berlín, donde él estaba filmando 'El Puente de los Espías', los dos llegamos enfermos al rodaje, pero no me canceló nada, ni una sola vez falló. Cuando Steven te dice que hace algo, siempre cumple.

- ¿Cómo fue elegida para rodar este filme?

- Yo le había conocido hace treinta años, durante el rodaje de mi serie 'American Masters' para PBS, y le gustó mi trabajo. Cuando le propusieron hacer este documental, se mostró receptivo hacia mí y yo me sentí halagada.

- En la narración se da a entender que Spielberg ha ido perdiendo al Peter Pan que le habitaba.

- Vive dentro de él, pero ya no le define. El Spielberg de hoy es un cineasta potente con la característica de que la magia se mantiene en su interior. El niño que se vio afectado por el divorcio de sus padres está en todas sus películas. Es increíble, puede que no se vea abiertamente en cada historia, pero siempre está. En su cine es una constante la ruptura y el reencuentro, incluso en 'Lincoln', donde una nación se parte y se vuelve a unir. Steven ha crecido como director, pero sigue siendo Peter Pan y Pinocho al mismo tiempo.

- Parece muy abierto en las imágenes del filme, incluso cuando habla sobre la relación con su padre. ¿Tuvo que sacárselo o estaba dispuesto a hablar?

- Creo que si hubiera empezado con esas preguntas, probablemente, no hubiera llegado a ningún sitio. Fue después de nuestro décimo encuentro cuando empezó a sentirse cómodo. Descubrió que yo no era un director con la intención de pillarle, sino alguien que daba espacio y pensaba cada escena. Se abrió y me contó de ese periodo de su vida en el que no se hablaba con su padre. Un tiempo muy doloroso para ambos. Spielberg decidió culpar del divorcio a su padre, cuando, en realidad, fue su madre quien terminó el matrimonio para casarse con el mejor amigo de su padre.

- ¿Le preguntó por qué culpaba a su padre?

- Sí, me dijo que uno no ve aquello que no quiere ver. Él estaba muy unido a su madre y se cerró a su padre. En Steven no hay artificio, es tal cual se presenta. Para ser un hombre que construye ilusiones, es muy auténtico.

- ¿Qué fue lo que más le sorprendió de él?

- Lo articulado que es a la hora de explicar sus películas. Nada es inintencionado en su trabajo. He estado ante un maestro que me ha dado una clase maestra en cada entrevista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos