ANA ROSA NI ESCRIBE NI LEE

MIKEL LABASTIDA

De Ana Rosa sabíamos que no escribía sus libros. Ahora sabemos que no lee los de otros. Cuando le pillaron en el plagio anterior echó la culpa a un estrecho colaborador. A saber quién habrá recibido la bronca esta vez. Resulta que esta semana la presentadora entrevistó en su macroprograma matinal de Telecinco a Jiménez Losantos, con motivo de la publicación de 'Memoria del Comunismo'. La periodista se interesó por el pasado comunista del locutor y le preguntó si «cuando estaba con ellos hubiera podido ser independentista». El entrevistado no le encontró gracia al asunto y le remitió a sus anteriores obras, donde explica cómo vivió aquella época. Ana Rosa siguió a lo suyo sin darse por aludida. «Salí en ambulancia de Cataluña precisamente por no ser independentista», le apuntó el otro, poco conforme con la conversación, en la que se hacían escasas referencias a lo que él había escrito y muchas a otros temas periféricos. «¿Te has leído el libro?», terminó espetándole medio mosqueado. Y resulta que no, que Ana Rosa no había hecho los deberes.

Y es que cada vez cuesta más encontrar huecos para leer. A mí me pasa lo mismo, con tanta serie y otros quehaceres. Si me sucede a mí que soy un ser mundano, cómo no le va a ocurrir a la reina de las mañanas. «Yo que confiaba tanto en ti como lectora de haikus», le soltó irónico él. «Es un libro intenso, Federico, para cogerlo con unos días de descanso. Me lo guardo para Semana Santa», se justificó ella.

Al menos esta vez no inventó excusas sin fundamento, en algo hemos avanzado en estos 18 años. Por aquel entonces trataba de salir del entuerto diciendo que se habían colado páginas en las labores de corrección de su manuscrito final o que su colaborador se había excedido al incluir algunos textos y párrafos tomados de otros autores. Esta vez no hubo disimulo. Tampoco se lo puso fácil Jiménez Losantos, que a cada cuestión tenía un reproche. Que si eso me falta el respeto, que si eso es un poco caricaturesco. Así no hay quien entreviste. Cuídame de mis amigos, que de mis enemigos me cuido yo, pensaría una apurada Ana Rosa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos