Un repaso a los informáticos

Protagonistas de la serie. :: r. c.
/
Protagonistas de la serie. :: r. c.

El humor británico se ceba con un grupo de nerds que trabajan en el departamento de ayuda técnica de una gran empresa y que se ven envueltos en todo tipo de divertidas situaciones

MIKEL LABASTIDA

Bienvenidos a las oficinas de Industrias Reynholm. Permanezcan en la sala de espera mientras les atendemos. Eso sí, no confíen en que quien lo haga actúe de una manera eficaz. Al menos si quienes se dignan son los miembros del departamento de ayuda técnica. Tengan paciencia. La lista de las 50 mejores series del siglo XXI ha reparado en ellos, pese a que se ubican en una zona bastante sombría de su empresa.

'The IT Crowd' se sitúa en Londres y se centra en tres empleados del departamento informático que continuamente se ven envueltos en situaciones delirantes. Con su forma de pensar y actuar, no es extraño. Tampoco ayuda su ambiente laboral, y es que su oficina se emplaza en un sótano sucio y desordenado. Viendo ese escenario, dan ganas de disculparles.

Estrenada en Channel 4 en 2006, 'The IT Crowd' es una de las comedias más divertidas vistas en televisión en los últimos tiempos. Atrevida, gamberra y a veces soez, coloca en la diana a un grupo de nerds y se ríe de todos los tópicos que rodean a las personas que trabajan con asuntos relacionados con la informática. Fueron cuatro temporadas y 25 capítulos que han proporcionado no pocas carcajadas.

«Reinícialo» es uno de los consejos que dan más a menudo a sus compañeros con problemas En Estados Unidos se emitió un 'remake' que no tuvo demasiado éxito

«Reinícialo». ¿Cuántas veces le han dado esta solución cuando su ordenador no responde? Roy recurre en muchas ocasiones a esta recomendación. Es vago, experto en librarse de marrones, se alimenta con comida basura y tiene problemas con la bebida. Una joya. Antes que ponerse a pensar cómo resolver los escollos que le plantean prefiere dedicar su jornada de trabajo a leer cómics. Comparte tareas con Maurice, un cerebrín con serios problemas para relacionarse. Sí, cualquier parecido con Sheldon Cooper no es pura coincidencia. Un diagnóstico de Asperger lo reconocería. Es posible que descifre el código más enrevesado, pero no sabe enfrentarse a cualquier contratiempo más cotidiano, por simple que parezca. Si algo les une a ambos, además de sus conocimientos, es el desprecio hacia sus compañeros por el desconocimiento de lo que pasa más allá de su teclado. «¿Estás seguro de que lo has encendido?», es una de las preguntas que suelen formular con ironía más a menudo.

A ellos se une Jen, una mujer que llega al departamento en el primer capítulo de la ficción, designada responsable del área. ¿Por qué? ¿Por su sabiduría en materia tecnológica? No. ¿Por su destreza para manejar aparatos? No. ¿Por su forma de gobernar equipos? Tampoco. Ninguna de estas razones influyen en el nombramiento. El jefe de la empresa toma la decisión de forma accidental. En su currículum asegura que tiene una «amplia experiencia trabajando con ordenadores». Y el señor Denholm la cree. Después de una entrevista, no duda de que es la más preparada para el cargo. Al poco de asumir esta responsabilidad, es ascendida al cargo de jefa de Relaciones. Por supuesto, es recibida con desagrado por sus compañeros, que aprovechan cualquier oportunidad para ridiculizarla y dejarla en mal lugar.

Humor británico, mala leche, voluntad de reírse de uno mismo. Esas fueron algunas de las características que distinguieron a este título, difícil de imitar y de trasladar a otros escenarios. De hecho, en 2007 se sacó adelante un 'remake' estadounidense , que no consiguió éxito alguno. Tomaba el nombre de la serie original, 'The IT Crowd', y no tardó en retirarse. Por cierto, el propio Richard Ayoade reinterpretaba a Maurice Moss. También existe una versión alemana y se vendió a países latinoamericanos y a Australia.

Chris O'Dowd y Katherine Parkinson fueron los encargados de completar el elenco protagonista. Mención aparte merece Chris Morris en el papel de Denholm, el director de Industrias Reynholm, que es una parodia de la idea que tenemos de lo que es un directivo moderno. Uno de sus rasgos distintivos es que se distrae con facilidad y que presta poca atención a la gente con la que interactúa. A él le sustituirá más adelante su hijo Douglas, un niño de papá poco acostumbrado a remangarse para trabajar y esforzarse. Richmond Avenal, un tipo gótico, obsesionado con el Drácula de Bela Lugosi, será otro de los mandamases que pasen por esa empresa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos