El 'reality' entre costuras

Una integrante del jurado del casting examina las puntadas realizadas por una aspirante al concurso. :: tve
/
Una integrante del jurado del casting examina las puntadas realizadas por una aspirante al concurso. :: tve

Diez mil aspirantes de todo el país se han presentado al casting del primer 'talent show' protagonizado por sastres aficionados y que emitirá TVE. «En España se cose mucho»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

En la cola del casting de 'Maestros de la costura', el primer 'talent show' de TVE protagonizado por sastres, los aspirantes no afinan la voz ni dan el último toque de sal a sus platos, como sucede en los de otros programas como 'Operación Triunfo' o 'MasterChef'. Aquí se valora la destreza con la aguja, el hilo y la cinta métrica. Cada uno ha venido con una prenda diseñada por ellos mismos, como abrigos estrambóticos, pantalones con volantes, disfraces de arlequín, chaquetas customizadas e, incluso, una colección de pequeños trajes para muñecas. Todo para intentar impresionar a un jurado que deberá elegir a los 12 primeros concursantes del formato entre los 10.000 costureros amateurs que se han presentado (en Inglaterra, donde se han emitido cuatro temporadas en la BBC 2, nunca han superado la cifra de 3.000 personas en el proceso de selección).

«Nos ha sorprendido esta acogida, pero es que en España se cose mucho. Hay dos hitos importantes que han puesto de moda la costura en nuestro país. El primero de ellos fue la emisión de la serie 'El tiempo entre costuras', de Antena 3. Y el segundo, que puede parecer una tontería, pero no lo es, fue cuando una conocida marca de supermercados sacó a la venta una máquina de coser a precio reducido. La gente se animó y agotó el producto en pocos días», explica a este periódico Esther González, responsable de castings de la productora responsable del formato, Shine Iberia, durante las pruebas que se realizaron la semana pasada en Madrid.

A la convocatoria madrileña (hubo más en otras ciudades) llegaron 70 aspirantes, elegidos entre todos los que mandaron un vídeo de dos minutos. Algunos tienen formación en la materia, otros no. La mayoría eran chicas jóvenes, aunque también había hombres (uno de cada cuatro) y personas de más de 60 años. Entre estas últimas, Isabel, una empresaria recién jubilada que busca en este 'reality' dar un cambio radical a su vida. «Mis hijos son mayores y ya he cumplido con ellos, así que me he animado a presentarme», nos explica mientras muestra su creación, un vestido de cóctel con lentejuelas engarzadas.

«Cuando no saben coser bien, las cremalleras les quedan torcidas»

En los procesos de selección no basta con ser el mejor en lo que se busca; normalmente en este tipo de programas acaban triunfando los concursantes que más se entregan y los que mayor evolución demuestran durante la competición. «Un detalle esclarecedor es cuando al aspirante le brillan los ojos, si notamos que tiene pasión por este oficio. Obviamente, también nos fijamos en la destreza en los cortes y con las puntadas, son las dos cosas en las que más nos detenemos. Luego hay un pequeño truco, la manera que tienen de abrir las cremalleras: cuando no sabes coser bien te cuesta rematarlas, quedan torcidas. En este 'reality' el camino fácil son los botones, las cremalleras es el difícil», confiesa Ana Ortiz, una de las expertas en moda del casting.

Los que ya tienen su plaza asegurada en el nuevo 'talent' de TVE son la presentadora, Raquel Sánchez Silva, y el jurado del programa, formado por el modista Lorenzo Caprile, la diseñadora María Escoté y el diseñador Palomo Spain. Ellos esperan dar el mismo impulso a su oficio que ha conseguido con la cocina 'MasterChef'. «Ojalá se ponga de moda, y hablemos de prêt-à-porter como ahora hacemos de esferificaciones o de emplatado», añade Ortiz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos