El 'príncipe' gallego de Telecinco

Los protagonistas de la serie hacen un alto en el rodaje para posar en una foto de familia. :: telecinco/
Los protagonistas de la serie hacen un alto en el rodaje para posar en una foto de familia. :: telecinco

Mediaset presenta en el festival MIM Series 'Vivir sin permiso', su gran apuesta para 2018, en la que repiten José Coronado y un Aléx González que «no quería otra vez el rol de chico bueno»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

En el pequeño pueblo ficticio de Oeste, en las Rías Baixas gallegas, Nemo Bandeira tiene potestad sobre el destino de todos sus habitantes, nadie puede 'Vivir sin permiso'. A sus 60 años, este narco de la droga, interpretado por José Coronado, ha llegado a la cima de su poder doblegando a todos sus rivales por el camino. Pero, cuando está a punto de blanquear su negocio y traspasarlo limpio de cocaína a sus hijos, llamará a su puerta un enemigo al que no se le puede hacer frente con las armas, el alzhéimer. Esta serie de temática «post-narco», como les gusta denominarla a sus creadores, el escritor Manuel Rivas y el productor Aitor Gabilondo, se presentó ayer en el Festival MIM Series de Madrid y llega con la ambición de heredar en 2018 la corona de 'El Príncipe', la ficción televisiva más exitosa del último lustro.

Los dos protagonistas son los mismos, aunque esta vez se cambian de bando. Desde el minuto uno del primer capítulo cortan lazos con la ficción ambientada en Ceuta. El propio Coronado, que interpretaba a un policía nacional, ahora es un capo de la droga, y Álex González, que hacía lo propio con el agente del CNI Morey, es su hijastro y principal consejero. Dos personajes que recuerdan a los de Marlon Brandon y Robert Duvall en 'El Padrino', pero a la gallega.

«No había la intención de repetir el casting de 'El Príncipe'. Álex González tampoco quería el rol de chico bueno. Con su fichaje teníamos la intención de crear un malo sexy. Y Coronado..., cada vez que llego a una serie ya está Coronado. Solo nos faltaba Hiba Abouk, pero no hay intención de añadirla», bromeaba ayer Aitor Gabilondo en el coloquio posterior a la proyección del primer episodio a la prensa. El productor donostiarra es uno de los personajes de moda en la ficción española; además de ser cómplice de Manuel Rivas en este proyecto, su paisano y también escritor Fernando Aramburu ha confiado en él para llevar a la televisión su novela 'Patria', de la mano de la HBO.

Además de 'El Padrino', 'Vivir sin permiso' tiene otro referente claro: 'El Rey Lear', de Shakespeare, un legendario monarca bretón que decide a su vejez dejar la dirección de su reino en manos de sus tres hijas. En el caso de Bandeira, son dos biológicos -Nina (Giulia Charm) y Carlos (Alex Monner- y otro adoptado, Mario Mendoza (Álex González). «Pero, sobre todo, tiene mucho de las crónicas periodísticas elaboradas por el propio Manuel Rivas en los años 90. Él es un gran conocedor de la situación que vivió Galicia en aquella época», añade Gabilondo.

Lluvia artificial

A la serie le quedan todavía once días para acabar el rodaje de su primera temporada, que tendrá un final cerrado por si Telecinco no decide renovarla, aunque todo indica que habrá segunda entrega. Si en verano tuvieron que alumbrar lluvia artificial para recrear una Galicia (que es uno de los personajes principales de la serie) en la que no cayó una gota de agua, ahora la borrasca que atraviesa la península está causando problemas en la grabación.

- Si deciden alargarla, ¿qué pasará con el alzhéimer de Bandeira?

- No podemos dejar al protagonista sin recuerdos instantáneamente. Bandeira está en la fase dos de la enfermedad; empezará a olvidar caras y recuerdos a corto plazo, pero nos hemos documentado mucho y, aunque obviamente es ficción, esta enfermedad suele durar siete años hasta que es terminal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos