NOSTALGIA

ÓSCAR BELLOT

El tiempo es un enemigo tan silencioso como implacable. Su lento pero inapelable goteo horada nuestros cuerpos y almas casi sin que nos demos cuenta y sólo tendiendo la vista atrás somos conscientes del trayecto recorrido. Para los seriéfilos, los aniversarios de nuestras ficciones predilectas de antaño operan, en este sentido, cual anillos de árbol, reflejando nuestro ciclo de crecimiento. Las tramas que nos marcaron en la infancia son hoy un lejano recuerdo de la inocencia perdida; las que nos acompañaron en la adolescencia, una incluso a veces azorada reminiscencia de pasos inciertos. Pero, en cualquier caso, celebramos sus cumpleaños con singular cariño y profunda nostalgia.

Tres décadas hizo el último día de enero del estreno de 'Aquellos maravillosos años', la serie que nos inoculó la ternura del primer amor y la incondicionalidad de la amistad genuina a quienes los sociólogos han venido a denominar como 'xennial', esto es, aquellos que, por haber nacido entre 1977 y 1983, somos una bisagra entre la generación X y los 'millennials'. El mismo lapso ha transcurrido desde que nos internásemos por primera vez por los vericuetos del periodismo de la mano de la aguerrida 'Murphy Brown', nos tronchásemos con el cáustico sentido del humor de 'Roseanne' o descubriésemos el reverso del síndrome del nido vacío en aquel spin-off de 'Las chicas de oro' que encabezaba Richard Mulligan.

Cinco años después, y ya metidos de pleno en la adolescencia, nos pusimos en manos de los agentes Mulder y Scully para resolver el 'Expediente X' de turno, vivimos en 'Yo y el mundo' el tránsito a la madurez del hermano en la vida real de ese Kevin Arnold que nos había atrapado en 'Aquellos maravillosos años' y nos sometimos con fervor al humor socarrón de 'Frasier'. Diez más tarde nos pilló la cruzada contra el mal de las 'Embrujadas' y hasta de vez en cuando cedimos a la tentación de vernos algún que otro capítulo de las almibaradas 'Dawson crece' o 'Felicity', series todas ellas estrenadas en aquel distante 1998 que ahora recordamos sin apenas reconocernos. Mejor no ponerse demasiado nostálgicos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos