LOVECRAFT EN TWITTER

ROSA BELMONTE

En 'Humanity', monólogo de Ricky Gervais en Netflix, el cómico británico dice que está en Twitter por marketing y por diversión. A la vez, recuerda los insultos que le han dedicado en lo del pajarraco, especialmente por hacer chistes en televisión. Los tiempos de Gervais no son los de Virginia Woolf: «No hay prisa. No hay necesidad de brillar. No es necesario ser nadie salvo uno mismo». Y mucho menos los del rarito Lovecraft, que en vida no se comió un Cthulhu. No iba a venderse. «Un caballero no intenta darse a conocer, lo deja para los egoístas arribistas y mezquinos». Esto por lo del marketing de Gervais. No menos antiguo parece Vargas Llosa cuando Tamara Falcó le pregunta en la entrevista de 'Vanity Fair' que por qué no tiene redes sociales y él dice que lee periódicos en papel. Como si fuera incompatible.

Javier Ambrossi, uno de los Javis creadores de 'Paquita Salas', cuya segunda temporada ya está rodada, ha abandonado Twitter después de que a su amiga Dulceida la pusieran verde por sus fotos africanas. Qué curiosa la importancia que la gente da a estar o no estar en Twitter, que anuncien el abandono como Eduardo VIII la abdicación. Ambrossi escribe: «Me voy de esta red social. Estoy súper agradecido por el cariño y por todo lo bueno que me ha dado a mí y a mis proyectos, pero no quiero seguir participando de esta falsa realidad donde constantemente se falta al respeto a los demás, se acosa, se multiplican mentiras, se exageran cosas, se generan falsos ríos de opinión y que, la verdad, muchas veces me hace sentir mal. A mí y a gente a la que quiero. Creo que estamos llegando a unos límites de radicalismo que no comparto y que rozan el peligro. Respeto profundamente la libertad de expresión pero no quiero participar de este juego...».

El análisis es casi perfecto, pero no descubre nada. Los falsos ríos de opinión, el acoso y las mentiras, pero también el apoyo a los proyectos (la propia Paquita). Marketing y diversión a la Gervais. O qué escándalo, aquí se insulta y miente (a la 'Casablanca'). Lovecraft se habría muerto de miedo leyendo Twitter.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos