LECCIÓN DE VIDA

ANTON MERIKAETXEBARRIA

Ganar al viento es un documental de valía firmado por la periodista francesa Anne-Dauphine Julliand, centrado en la vida de 5 niños con edades comprendidas entre seis y nueve años, diagnosticados de enfermedades como la lucodistrofia metacromática y la insuficiencia renal severa, que en cualquier momento pueden acabar con sus vidas. Son conscientes de lo que les queda por delante y lo mucho que tienen que luchar. Así que se implican en un ejercicio de madurez adelantado a su tiempo, conforme transmiten al espectador una contagiosa alegría de vivir.

Tened en cuenta que la enfermedad es, de alguna manera, un medio de vencer. En ese sentido es llamativa la ilusión, el coraje, la generosidad y la fuerza de voluntad que demuestran los pequeños protagonistas de 'Ganar al viento', dispuestos a hacer valer de la forma más natural posible 'el poder del ahora'. Lo primero que llama la atención es el delicado equilibrio que existe entre el dolor y el humor, entre la proximidad de la muerte y la necesidad de sobrevivir. Por si fuera poco, la cineasta sabe cómo extraer lo mejor de sí mismos de todos esos chiquillos, con tanto pudor como emoción.

Una lección de vida es lo que nos ofrece 'Ganar al viento', filmada de forma discreta, con amor y con humor, siempre al servicio de estos cinco iridiscentes críos, claramente representativos de muchos otros seres humanos en su misma situación. De tanto en cuanto, el implacable mal salta sobre ellos como un tigre voraz para desgarrarles su frágil envoltura corporal. Sin embargo, por fortuna, no penetra en ellos el miedo, sino la esperanza. Hasta el punto de que la sonrisa de Ambre, Camille, Charles, Imad y Tugdual se refleja diáfana en el iris de los ojos de los espectadores cuando nos miran. A partir de ahí, un reconfortante impulso vital colma sus sentidos y llena su sangre con el calor de la vida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos