HOMBRES Y MUJERES DE HARRELSON

ROSA BELMONTE

Esto es lo que cantábamos de pequeñas a propósito de 'Los hombres de Harrelson' (con la música de 'Marco'): «Hoy es un día de fiesta, Luca me saca a bailar, Street me coge la mano y el negro de envida se va». Éramos poco correctas. Nada correctas. Pero es que el negro (Rod Perry) no nos gustaba tanto como Mark Shera o Robert Urich. La serie de Aaron Spelling nada tiene que ver con la de Shawn Ryan ('The Shield'), si acaso la música. El lunes, AXN estrenó 'S.W.A.T.', nueva versión de 'Los hombres de Harrelson'. Una serie de acción interesante y con muchas posibilidades.

Ahora el negro, Shemar Moore ('Mentes criminales'), es el protagonista. En la serie de los 70, Harrelson era Steve Forrest, el hermano de Dana Andrews (siempre me acuerdo de 'Radio Days', cuando uno de los niños elige a Dana Andrews como actriz guapa y los otros se ríen de él). No sólo es que Harrelson sea negro, también hay una mujer hispana como jefaza en la comisaría. Son otros tiempos. También lo son en 'OT'. Pero el lunes la noticia no fue una actuación, sino el beso entre la concursante Marina y Bast, su novio transexual, que, además, llevaba una camiseta en la que se leía 'Proteged a los niños trans'. Bast es como el primer Abraham Mateo con el pelo azul. El programa había empezado con todos cantando 'La revolución sexual'. Luego llegó la imagen del beso. Muy tierna. Casi coreografiada. Con la altura perfecta en una pareja.

Muchos tienen la impresión de que se estaba haciendo historia de la televisión, por esa visibilidad de la comunidad LGTBIQ (ya no sé dónde pararme). Sin olvidar el protagonismo de los Javis en el programa. Recordaba Fausto Fernández en Twitter que Los Bravos fueron conscientes de que 'Los chicos con las chicas' era una declaración de principios revolucionaria. Cada uno ve la revolución donde quiere. Showtime emitió hace años 'The L Word', que superaba cualquier demostración LGTBIQ en TVE, a la que algunos creen una delegación de Hazte Oír. Showtime tiene ahora 'Smilf', que me parece muchísimo más revolucionaria que 'The L Word'. Aunque Frankie sea blanca y heterosexual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos