Grabar la inmensidad

Una de las escenas submarinas del documental de la cadena pública británica. :: r. c./
Una de las escenas submarinas del documental de la cadena pública británica. :: r. c.

Rafa Herrero, cámara español que trabaja para la BBC, participó en el documental 'Blue Planet 2', de estreno en Movistar+.«Una escena de dos minutos son tres meses de trabajo», explica

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

«Una ballena piloto transporta a su cría en la boca», describe la profunda voz de David Attenborough. Pronto el espectador descubre que el bebé no se mueve, que está muerto, pero su madre no se resigna a aceptar la tragedia mientras el resto de la manada permanece junto a ella, en silencio. La escena transmite tristeza y enorme belleza, dura solo dos minutos, y forma parte de 'Blue Planet 2' ('Planeta Azul 2'), la serie documental de la BBC que se adentra en los océanos y que mañana (a partir de las 21.00 horas) se estrena bajo demanda en Movistar+, al mismo tiempo que en el resto de países. Esos 160 segundos de vídeo son producto de tres meses de trabajo en alta mar y un equipo formado por buzos y biólogos que ha soportado marejadas, tormentas y, lo más frustrante para ellos, días enteros sin poder captar una imagen válida.

La secuencia fue grabada en concreto por Rafa Herrero (57 años, Las Palmas de Gran Canaria), un buzo y cámara español que ha trabajado para la cadena británica en la realización de este documental. Cuenta con veinte años de experiencia a sus espaldas, pero todavía le tiembla la mano cuando pasa por delante de su objetivo la escena que tanto tiempo llevaba esperando. «Cuando llega ese momento el corazón se te desata, pero creo que tengo bastantes tablas y lo controlo. Por supuesto, a veces fallas, pero eso es inevitable», explica a este periódico.

Herrero bucea en apnea; es decir, hasta que aguanten los pulmones. Lo hacen así «porque las burbujas y el ruido de las botellas de oxígeno no son bienvenidos entre los animales». Carga con una cámara Red Dragon, las mismas que se usan, por ejemplo, para rodar la serie 'Juego de Tronos', con definición en 6K (seis veces más resolución en HD). Pese a que está bien impermeabilizada, hay que limpiar con regularidad el cristal que protege el objetivo.

«Trabajamos en un terreno con una inmensidad tremenda, el océano, y todo se complica a la hora de captar imágenes. Es cuestión de constancia, de dedicarle muchas horas de navegación para conseguir filmar algo que tenga sentido. Muchos de los días salíamos del agua sin haber grabado nada, después de ocho o diez horas de empeño. Y al final, dos o tres meses de trabajo se traducen en dos minutos en el montaje. Pese a todo, es un sueño trabajar para la BBC, no tiene nada que ver con hacerlo para otras cadenas», confiesa Herrero.

Respeto al medio

Pero no basta con tener paciencia, pericia o un golpe de suerte. La cadena pública británica busca que sus cámaras tengan amplios conocimientos de biología, y además cuentan con asesores científicos en todas sus expediciones documentales. «El conocimiento del medio es fundamental en este trabajo porque te permite percibir las cosas que te están trasmitiendo los animales. Hay una complicidad enorme con los científicos que nos asesoran, y eso nos permite ir un paso por delante. Además, la BBC tiene unas directrices muy claras con la seguridad y el respeto al medio. Es una barrera que nunca debes traspasar, sobre todo cuando ves nerviosos a los animales», añade Herreros, consciente de que con todo el material que le ha sobrado se podría montar otra película de igual calidad que 'Blue Planet 2'.

Fotos

Vídeos