EMPACHO

ÓSCAR BELLOT

Vivimos en la sociedad del empacho. Nada de piscolabis; lo que nos pone son los festines pantagruélicos, quedar exhaustos tras deglutir tan opípara comida. No entendemos aquella máxima que reza que a veces menos es más. Todo lo queremos de inmediato y a grandes dosis. Y ello vale para casi cualquier ámbito de nuestra existencia. También, claro está, en lo que atañe al consumo televisivo, con parrillas dominadas por programas de vasta duración que, en lo referido al 'prime time', desembocan a horas antediluvianas y maratonianos ejercicios para los seriéfilos que fagocitan la expectación con que en tiempos que parecen ya pretéritos se aguardaba la llegada del capítulo siguiente.

A veces es la amenaza del 'spoiler' la que obliga a las cadenas a servir de una tacada el aperitivo, la comida y el postre, so pena de que las redes sacien de antemano el hambre de los comensales. Otras, la simple falta de imaginación y el mero conservadurismo del programador, que fía su suerte en el 'share' a un reducido grupo de espacios que funcionan medianamente bien. Las más, el consecuente reflejo del abandono con que el espectador entrega sus horas muertas a una fórmula familiar.

Así, hay canales que subsisten apenas con un par de películas y seis o siete series en su parrilla diaria. Valga como ejemplo Neox, donde la enésima reposición de 'Friends' coexiste con la inacabable concatenación de capítulos de 'The Big Bang Theory', programada esta última además en distintas franjas horarias y a veces incluso sin solución de continuidad entre los episodios emitidos. Lo mismo vale para FDF, Energy o Divinity donde, sin ir más lejos, el martes podía darse el espectador un banquete con 'Elementary' durante casi seis horas y media. Si alguien se atrevió, debió acabar con los ojos como platos y la mente abotargada.

Convendría poner en valor los benéficos efectos de la dosificación. Los buenos vinos deben disfrutarse a pequeños sorbos. Igual sucede con los programas y las series. ¿De verdad es tan bueno el consumo a granel? Un poco de paciencia nunca hace daño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos