«No conozco el silencio»

Carme Chaparro, sentada en el plató de los informativos de Cuatro. :: R. C./
Carme Chaparro, sentada en el plató de los informativos de Cuatro. :: R. C.

Presentadora de los informativos de Cuatro y escritora, Carme Chaparro vive con un pitido en los oídos. La acompañamos durante una jornada de trabajo

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Faltan veinte minutos para que el informativo de Cuatro de las 14.15 horas arranque pero Carme Chaparro (Salamanca, 1973), su presentadora de lunes a viernes, continúa en la redacción frente a su ordenador repasando tranquilamente la escaleta del programa. Viste vaqueros, botas y una camiseta de la Princesa Leia en la que se puede leer 'no necesito que me rescaten'. «¿No está nerviosa?», le preguntamos, pensando en el tópico del reportero taquicárdico a punto de entrar en directo. «Qué va, ahora me pongo un traje encima de la camiseta, me maquillan y bajo al plató», responde con una sonrisa. Ella acaba de cumplir un año en la cadena de Mediaset, en la que desembarcó después de estar más de dos décadas en 'Informativos Telecinco'. «Vamos a la sala de maquillaje y te sigo contando».

Su marcha a Cuatro despertó ciertas suspicacias cuando sus jefes decidieron cambiarla, así que la primera pregunta está cantada, ¿Está contenta con el cambio? «Cuando presentaba en los fines de semana no me planteaba cambiar, pero ahora he descubierto lo que es comer junto a mi familia y mis amigos. Antes nunca almorzaba con mis hijos, solo en vacaciones. Cuando Juan Pedro Valentín y Pedro Piqueras me llamaron al despacho me asusté, pero no me lo tuve que pensar mucho», confiesa Chaparro.

Toca entrar en el plató, una sala que comparten con sus compañeros de Telecinco y que es más pequeña de lo que parece en la tele. La periodista se sienta en su mesa, ajusta el pedal con el que maneja el texto que lee en una pantalla, recibe órdenes por el pinganillo y saluda a Javier Ruiz, presentador de 'Las mañanas de Cuatro', que le da paso. Hoy es un día tranquilo, el primer bloque está ocupado por el procés y la exclusiva de los mensajes de Puigdemont del programa de Ana Rosa Quintana. «No es normal que todo vaya así de bien, normalmente siempre entra algo de última hora y hay que improvisar sobre la marcha, será porque tenemos visita», nos explica de forma cómplice, durante la emisión de un vídeo.

Dejar el fin de semana le ha dado más vida familiar: «Ahora puedo comer con mis hijos»

Media hora más tarde, Chaparro se despide de su audiencia y sale del plató. Para ella ha sido un día más en la oficina, para nosotros, la sensación de haber visto por dentro los engranajes de un reloj que funciona a la perfección.

- En diciembre confesó que escucha un pitido constante, la enfermedad de Ménière.

- Sí, (imita el ruido de un pitido). Lo bueno es que como no recuerdo no haberlo tenido nunca no puedo imaginar cómo es no escucharlo constantemente, no conozco lo que es el silencio. Peor lo pasa la gente que le llega de la noche a la mañana.

Además de presentar informativos, Chaparro ganó el año pasado el Premio Primavera de novela con 'No soy un monstruo', su primer libro. Y ahora prepara su segunda novela de la que nos enseña los borradores en un cuaderno escrito a bolígrafo. «La estoy escribiendo en bares, mientras espero a que mis hijos salgan de sus clases de chino. A veces la gente me ve y me dice 'anda, pero si eres lista'. Sé que lo hacen con buena intención, pero todavía existe el tópico de que las presentadoras de informativos somos simples bustos parlantes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos