«En esta comunidad todos son perdedores»

Nacho Guerreros es Coque, el conserje del Mirador de Montepinar, donde se ambienta 'La que se avecina' (Telecinco). «Nadie esperaba un éxito tan brutal de audiencias», afirma el calagurritano

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Si Telecinco tuviera que apostarlo todo a una carta, esta sería sin duda 'La que se avecina'. La comedia creada por los hermanos Alberto y Laura Caballero se encuentra inmersa en su décima temporada (esta noche, a partir de las 22.30 horas). Un número que a cualquier otra ficción podría desgastar, pero que a ellos no parece afectarles: continúan liderando la noche de los lunes (la semana pasada, con un 20,5% de cuota y 2.840.000 espectadores). Uno de sus habitantes más veteranos es Coque Calatrava, el jardinero y conserje que interpreta Nacho Guerreros (Calahorra, La Rioja, 1970).

- Hay hueco para la comedia en tiempos crispados.

- Menos mal que existe la comedia y series donde uno pueda desconectar para pasarlo bien. Eso el público nos lo agradece mucho por la calle; el hecho de que les hagamos olvidarse de todos sus problemas cada lunes.

- La cosa también está 'calentita' en Montepinar.

- Bueno, en el Mirador de Montepinar siempre está todo muy calentito (risas). Creo que allí reflejamos bastante bien cómo está la sociedad en la que vivimos. Si la sociedad está crispada, los personajes de 'La que se avecina', también.

- ¿Cada vez nos parecemos más a ellos?

- Yo creo que siempre nos hemos parecido a ellos, lo que pasa es que caricaturizamos nuestra forma de vivir. Todos nosotros nos deberíamos dar un repasito en casa y mirarnos al espejo a ver si de verdad queremos vivir en un mundo como el que estamos construyendo. Deberíamos reflexionar sobre eso cada mañana.

- A Coque y a Nines se les ha roto el amor.

- Después de varias temporadas, se acabó la relación. Pero Coque lo está haciendo bien, ha iniciado una búsqueda de sí mismo y se quiere desarrollar como persona. Va a intentar dedicarse a otras cosas, aunque sin mucho éxito, porque tiene muchas limitaciones. En esta comunidad de vecinos nadie gana, todos son perdedores.

- Tiene sus momentos de clarividencia también.

- Bueno, él tiene como una especie de bipolaridad; parece limitado, pero también acierta. Ten en cuenta que hasta le piden consejo.

- ¿Cómo están viviendo el éxito de audiencias?

- No hay que creérselo, porque el día que te lo creas... Malo. Ya sabes que la televisión es hoy estar primero y al día siguiente estar olvidado. Pero nadie esperaba este éxito tan brutal, ojalá dure más temporadas.

- ¿Aguantaría diez más?

- Si estamos con los mismos compañeros y seguimos manteniendo el ambiente de trabajo que tenemos, lo firmo.

- ¿Qué cameo le ha hecho más ilusión esta temporada?

- Ha habido muchos, más que otros años. Me ha hecho mucha gracia Carlos Areces y Pepa Rus, a la que quiero y respeto mucho.

- ¿Ha tenido en su vida real algún vecino tan surrealista?

- Sí, la he tenido. La sufrí durante cuatro años y ahora desde la lejanía, porque de eso hace casi una década, y le he cogido un poco de cariño. Pero nos lo hizo pasar muy mal. En todas las comunidades hay algo parecido, algún vecino 'tocapelotas'. Hay muchos perfiles distintos que se adaptan a esa definición.

Los 'tocapelotas'

- ¿Qué le parece que sus fans confundan a la persona con el personaje?

- Generalmente, eso pasa más con los chavales que ven la serie, los niños más pequeños. Ellos se decepcionan un poco cuando se dan cuenta de que yo no soy el que ven en la tele. Ten en cuenta que yo en la serie modifico la voz, así que se me quedan mirando y me preguntan: '¿dónde está Coque?'. Es una dicotomía muy rara, pero, afortunadamente, cada vez se me conoce más por mis otras facetas.

- ¿Ayuda su popularidad entre ellos a denunciar el tema del 'bullying'?

- Creo que estamos en el camino, toda la sociedad debe mirarse el ombligo y darse cuenta de que es un problema de gran magnitud. El acoso escolar afecta a uno de cada cuatro estudiantes y deberíamos hacer mucho más de lo que hacemos. Yo he puesto mi granito de arena y me llaman de colegios para presentar mi libro. Es un camino largo y de difícil recorrido.

- Los abusones, cuando se hacen mayores, ¿se avergüenzan de lo que hicieron viendo la reacción de la sociedad actual?

- Creo que un poquito de vergüenza tienen, lo que pasa es que quizá crean que lo que hacían no era para tanto. Lógicamente, ellos lo veían desde el otro lado, desde la diversión. Yo viví ese acoso desde el sufrimiento, desde el daño. Habría que preguntarles a ellos.

- ¿Continúa con sus cortometrajes?

- Estamos preparando una función de teatro para 2018 y sigo con mis cortos. Acabamos de producir uno que ha tenido mucho éxito en varios festivales, 'Mujer y filipina', y ahora estamos preparando otro que protagonizaré yo mismo y que se titula 'Tauro'.

- ¿Vivir en Montepinar es compatible con todo esto?

- Sí, es compatible, y además creo que necesario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos