LA 'BRONCA' DE JORGE JAVIER

YOLANDA VEIGA

La televisión británica va a recuperar este verano un 'reality' de aventuras que dejó de emitir hace unos meses. Corto y cambio, fundido a negro... y ni avisaron a los concursantes. Ellos, ajenos a que ya nadie les veía por la tele, siguieron con la competición como si nada. Imaginamos que en algún momento alguien acudió a aquella playa remota a rescatarlos y que están ya en casa, preparados para ver desde el sofá su paso por el programa, que la cadena servirá como alpiste veraniego.

Aquí ocurre lo contrario, da la sensación de que los 'Supervivientes' de Telecinco llevan años allí y que una cámara emite sin descanso. Veinticuatro horas 'non stop', porque están siempre en la tele. Además, cuando los echan de la isla les llevan a los platós, donde continúan la disputa. El año que viene algunos concursantes de este 'Supervivientes' serán contratados como tertulianos para comentar la siguiente edición, y así se van ganando muchos chavales la vida. Claro que esto también es un arte y no todos son igual de virtuosos.

Le afeó el otro día en directo Jorge Javier Vázquez a Oriana Marzoli su pobre implicación en el debate de 'Supervivientes'. Y la polémica nos ha llevado a indagar sobre esta tal Marzoli, de la que no tienen por qué saber nada. Para los que no le pongan ni cara, su currículum se resume en su participación en la fábrica de churros de 'Mujeres, Hombres y Viceversa' y un decepcionante paso por una edición anterior de 'Supervivientes' (aguantó cuatro días, lo justo para lucir bikini y vuelta a España a seguir haciendo caja). Ya ven que el mérito no cotiza al alza. El caso es que a la tal Marzoli le pagan por ir a la tele a comentar las banalidades de los concursantes y que la chica no estaba por la labor. Le preguntaba Jorge Javier por cualquier cosa sin importancia y ella poco menos que estaba durmiendo: «Ay, es que me duele muchísimo la cabeza, estoy un poco espesita». Midió mal la respuesta: «Aquí la tierra es para trabajársela, no para decir que te duele la cabeza y estar sin participar», le reprendió Jorge Javier. Y tiene razón, hasta para hacer lo que ellos hacen hace falta cierta actitud.

Fotos

Vídeos