BELLOS IDEALES

ÓSCAR BELLOT

Aaron Sorkin convirtió 'El Ala Oeste de la Casa Blanca' en una respuesta a los excesos de los 'neocons' que marcaron el devenir de la Administración Bush. Se trataba de contrarrestar la degradación del discurso político recordando que existía otra América mucho más plural, recta y apegada a los ideales de los Padres Fundadores que aquella en la que los Donald Rumsfeld, Paul Wolfowitz, John Bolton y compañía trataban de instaurar su pensamiento único. Los que miraban sin reconocer a su país bajo la égida del cowboy texano acogieron la producción como un regalo caído del cielo. Sus vertiginosos diálogos, aptos sólo para mentes desarrolladas, cautivaron a quienes buscaban mucho más que un mero entretenimiento.

El advenimiento de Donald Trump no ha desencadenado, aún, una respuesta de aquel calibre desde el terreno de la ficción. Sí ha revitalizado, y de qué forma, los programas de humor de la televisión estadounidense, que tienen en su bufonesca presidencia un inagotable maná de gags. Pero sigue echándose de menos una serie que canalice la añoranza de tiempos más esperanzadores en la ribera del Potomac.

Lo intenta, en cierta medida, 'Madam Secretary', notable apuesta nacida cuando el común de los mortales consideraba irrisoria la posibilidad de que el magnate asentase sus posaderas en el Despacho Oval y que mantiene impertérrito, una vez tornado lo imposible en aterradora realidad, su relato del beatífico poder de la diplomacia estadounidense cuando al frente de la misma se halla una persona noble y cabal. Elizabeth McCord no es, desde luego, Hillary Clinton, sino una visión idealizada, como lo era el Josiah Bartlet de Sorkin, que nos recuerda que en Washington todavía hay quienes tratan de construir un mundo mejor.

La cadena CBS ha confirmado que habrá una quinta temporada de la serie protagonizada por Téa Leoni (en España, en Movistar). Buena noticia, pese a que cualquier comparación con 'El Ala Oeste de la Casa Blanca' resulte odiosa. Aquello era caviar pero, dado que no están los tiempos para tan suculento manjar, habrá que conformarse con un más que digno entremés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos