La Rioja

EL RETO DE RTVE

Tiene ante sí RTVE un reto complicado, pero que puede ser ilusionante. Debe volver a ganarse el favor del público y su credibilidad. Porque ahora mismo no cuenta ni con lo uno ni con lo otro. A duras penas alcanza cada mes un 10% de cuota de pantalla, y no será porque no entre en la guerra de las audiencias con contenidos más propios de las emisoras privadas. Sólo hay que repasar los asuntos que trata Cárdenas para conseguir atraer la atención de espectadores. Echa mano del morbo en cuanto puede porque se supone que eso vende. Aunque en su caso, poco. Con el resto del entretenimiento -más allá de 'Masterchef'- el canal no acierta. Luego está lo de los informativos, que por mucho que intenten maquillar los datos, han dejado de ser los más seguidos como lo fueron no hace muchos años. Telecinco le ha ganado esa batalla. Cuando ocurre algún acontecimiento importante (por ejemplo, unas elecciones) es La Sexta la que le toma la delantera. La propia TVE no ofrece mucha resistencia. La mayoría de coberturas se despachan en el Canal 24 Horas, mientras la emisora principal no altera su programación. Y el público ya no la toma como referencia.

Hubo un tiempo en que no era así. La cadena pública consiguió durante la etapa de Zapatero unos datos de audiencia más que correctos e hizo de sus programas informativos su buque insignia. Nada es perfecto y también entonces desde los despachos de gobierno se intentaba meter mano y redirigir, pero los responsables contaban con una independencia de la que no disponen ahora. Esto va a cambiar. O eso se supone. El Congreso ha aprobado el cambio del sistema de elección del presidente de RTVE y habrá que conseguir consenso en la Cámara para decidir quién toma el timón de este barco. Con una figura despolitizada al frente se podrá emprender la tarea de volver a construir una programación de servicio público sin contenidos que no aportan nada y que nadie entiende qué hacen ahí. Y será posible aspirar a que los Telediarios y las tertulias gocen de la suficiente entidad, variedad de voces y pluralidad, algo que ahora mismo no existe. Un reto complejo pero apasionante.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate