La Rioja

DESPUÉS DEL PORNO

Una generación de cuarentones crecidos en la era preinternet descubrimos el cine X gracias al vídeo. 'After porn ends' (Después de que el porno termina) es una serie de dos documentales disponibles en Netflix que revela qué ha sido de los actores y actrices que reinaron en un género al que la red puso la puntilla. Estrellas como Ginger Lynn, que en solo dos años, del 83 al 85, rodó unas setenta películas e intentó en vano el salto al cine convencional. Fue novieta de Charlie Sheen, pasó por la cárcel por evasión de impuestos y se desintoxicó de la cocaína. A sus 54 años, no queda ni rastro de su belleza. Como en la memoria de quienes alquilábamos vídeos beta sigue teniendo 21 años, contemplarla en la actualidad provoca un 'shock'. No nos damos cuenta de que nosotros somos también treinta años más viejos.

'After porn ends' no es un recuento de juguetes rotos ni una fábula moralista sobre el precio a pagar por los excesos. Algunos de aquellos actores han acabado mal, como Janine Lindemulder, que se enfrentó en los tribunales contra Sandra Bullock, actual pareja de su exmarido, y perdió la custodia de su hija. Pero la mayoría sobrevive con sus páginas web, explotando 'hazañas' del pasado, o se ha reconvertido como la propia Ginger Lynn, que pinta cuadros. Ninguno parece haberse sentido explotado por un mundo que 'Boogie Nights' retrató con cariño y nostalgia. Sus protagonistas encontraban a su verdadera familia en un grupo de pornógrafos.

Aquellas películas ochenteras son Disney si las comparamos con los contenidos X disponibles en la web. Eran películas, porque tenían argumento -ridículo, cierto-, decorados y personajes. Amber Lynn, Nina Hartley, John Leslie y Randy West echan de menos, curiosamente, la pantomima previa a las escenas de desnudos, porque por un rato se sentían actores de verdad. En un mundo asociado a la sordidez y la explotación, provoca ternura escuchar a estas exreinas del sexo cómo se sienten importantes cuando se les acercan en los salones eróticos antiguos admiradores que hoy son padres de familia. Notan el vínculo con quienes las tuvieron como objeto de sus fantasías.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate