La Rioja

OFERTAS SÁNCHEZ

Dicho así parece el anuncio de unos grandes almacenes, que cuando les falla el público les echan toda la culpa a los clientes. El problema, quiere decirse uno de ellos, es saber distinguirlo de los demás. El ataque terrorista del sábado pasado en el Puente de Londres ha dejado siete muertos y 58 heridos, cuyo número es provisional, ya que la cifra de fallecidos irá aumentando a medida que mueran los heridos de mayor gravedad. El yihadismo no se desanima nunca y después de golpear tres veces en suelo británico promete volver a hacerlo más veces. Siempre creen que les habla Alá y que ellos le contestan. Dos cosas inverosímiles y por lo tanto tan verdaderas como el misterio de la Santísima Trinidad, que únicamente atenta contra las matemáticas. Nos queda Pedro Sánchez, que cree en los gestos de integración y ofrece a Patxi López ocupar la secretaría de Política Federal del PSOE. Un regalo envenenado. Los que no tenemos santos de nuestra devoción no podemos apearlos de sus hornacinas, pero Sánchez ha conseguido algo muy difícil: caernos simpático por sus esfuerzos para intentar arreglar lo que no tiene arreglo, el separatismo catalán.

No hay patrias fáciles y la que nos cayó en suerte no podía ser una excepción, porque la suerte ejerce un influjo muy superior al destino y al carácter. Además, al PP, que siempre le sorprende lo que más espera, le ha pillado maniobrando para frenar la comisión sobre sus turbias finanzas, que no puede aclararse así como así. ¿Se suspende la investigación parlamentaria o se limita a la época actual? No lo saben los que están sentados a la mesa, porque temen que les roben los cubiertos. Nadie se fía de nadie, porque nadie es de fiar. Vuelven los fantasmas, que siguen con su costumbre de pisarse las sábanas unos a otros. Los que hemos visto demasiados no tenemos más remedio que creer en ellos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate