La Rioja

Sin coleta por solidaridad

La alumna de Agustinas Adriana Pascual posa con sus dos coletas recién cortadas.
La alumna de Agustinas Adriana Pascual posa con sus dos coletas recién cortadas.
  • Madres y alumnas de Agustinas donan pelo a Mechones Solidarios

Antes ya lo hicieron las Escuelas Pías y ayer repitió esta solidaria actividad el colegio Agustinas de Logroño. Por la tarde, después de las clases, los peluqueros de José García Estilistas, M&H (de Logroño) e Impacto (Calahorra) colaboraron en la campaña 'Tu pelo cuenta'. El objetivo, que madres y niñas se cortaran la coleta para donar su pelo a la buena causa de Mechones Solidarios, entidad dedicada a elaborar pelucas para los enfermos que han perdido su pelo.

Vicky Gómez, presidenta de la APA de Agustinas, explicaba ayer que «somos un colegio que hacemos bastantes cosas solidarias, una madre nos propuso esto, vimos que era fácil y, aunque teníamos la duda de si la gente se cortaría el pelo o no, decidimos hacerlo puesto que era por una buena causa». También ofrecieron una degustación de palomitas y pintaron uñas y caras para recaudar dinero, mediante donaciones, para Mechones Solidarios. «El corte mínimo es de 20 centímetros y da igual que sea del color natural o teñido, de niño o adulto, se hace una coleta y se corta por encima de la goma», detalló Vicky, pero no sólo eso, como los peluqueros colaboradores son profesionales, después, arreglaban el cabello con un nuevo estilismo.

Mónica Ochagavía, madre de dos alumnos, confesaba tras participar en tan solidario evento que «me han cortado más de los 20 centímetros que pedían porque lo llevaba muy largo y, ahora, cortito». Ella, como médico de cuidados paliativos, estaba especialmente concienciada: «Sé en qué consiste todo esto. Es por una muy buena causa, todos deberíamos hacerlo». Adriana Pascual, en cambio, estaba pasando por la tijera a sus 15 años, habiendo aportado dos trenzas: «Da un poquito de pena, pero es por una buena causa. Como viene el verano, ya estaba pensando en cortarme el pelo y pienso que es mejor esto que tirarlo».

La joven inglesa Paula Hillman, de 16 años, era la segunda vez que se cortaba su precioso cabello pelirrojo por esta misma causa. «Me apetecía hacerlo otra vez, la primera vez fue en Londres, y me siento genial, es lo mejor que he hecho este año», reconocía, y añadió: «Quería donarlo otra vez». Carmen Ocón esperaba el turno para que su hija, Daniela Cotelo, de 8 años, también cediera parte de su hermosa melena. «Me voy a cortar el pelo para donarlo a las personas con cáncer. Me lo ha dicho mamá y yo he querido hacerlo», admitió la niña. Y su madre, orgullosa, asentía: «Lo hemos promovido desde la APA para la gente sin recursos porque las pelucas pueden llegar a costar hasta 2.000 euros. Y no sólo para los enfermos de cáncer, también para los que sufren alopecia. Hay mucha gente que lo pasa mal por no tener pelo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate