La Rioja

Charlando con Hitchcock

Hugo Silva, Aura Garrido y Nacho Fresneda, en una escena de la nueva temporada de 'El Ministerio del Tiempo'. :: tve
Hugo Silva, Aura Garrido y Nacho Fresneda, en una escena de la nueva temporada de 'El Ministerio del Tiempo'. :: tve
  • TVE presenta la tercera temporada de 'El Ministerio del Tiempo' sin fecha de estreno. «Queremos reflejar lo que hemos hecho bien a lo largo de la Historia», explica su creador, Javier Olivares

Cuando el director de cine Alfred Hitchcock visitó el Festival de Cine de San Sebastián en 1958 quedó prendado de la ciudad, los chipirones en su tinta. Y de Amelia Folch (Aura Garrido), una agente de 'El Ministerio del Tiempo'. La serie de TVE regresa con una tercera temporada cargada de guiños cinematográficos, con la presencia de personajes históricos como el pintor Goya y con «más aventura», asegura su creador, Javier Olivares. La cadena pública presentó ayer la nueva tanda de 13 capítulos a los medios pero se reservó su fecha de estreno. Ante las protestas de los periodistas acreditados, la única pista la dio Fernando López-Puig, responsable de contenidos del Ente. «Se estrenará antes del verano y habrá un parón en mitad de los episodios, después regresará en otoño», confirmó el directivo. Para que eso se cumpla, debería ver la luz en menos de dos semanas.

En el plano actoral regresa Hugo Silva a la patrulla protagonista de la serie. Volverá a meterse en la piel de Pacino, un policía de los años 80 que representa a la España escéptica. Él sustituye definitivamente a Julián, el personaje de Rodolfo Sancho, que no estará en esta tercera temporada aunque recibirá un particular homenaje. «Ya desde la segunda temporada me sentía muy a gusto, así que más que asentarme en el papel para mí ha sido como volver», reconoce Silva a este periódico.

Le acompañan Nacho Fresneda, como Alonso de Entrerríos, el soldado de los Tercios de Flandes que ya se va acomodando al siglo XXI, aunque sigue igual de ingenuo pese a la coraza de hombre duro que le cubre. También Aura Garrido, la auténtica líder del grupo. «Seguiremos con ese dilema de vivir entre el pasado, el presente y futuro, con esa posibilidad muy interesante de arreglar tus errores, aunque eso esté prohibido por las reglas de este Ministerio», comenta Fresneda.

Una de las sensaciones que transmite esta tercera temporada, en boca de sus protagonistas o a través del cuadro de Goya del 'Duelo a garrotazos', es que los españoles han estado más tiempo guerreando entre ellos que en paz. «Queremos reflejar que estamos orgullosos de lo que hemos hecho bien, pero también tenemos que ser críticos con lo que hemos hecho mal. Mirar la historia de forma positiva, sin revisionismo político ni venganza, sino con la claridad de miras que proporciona el tiempo», confiesa Olivares.

Inyección presupuestaria

Respecto a la inyección de presupuesto que ha recibido 'El Ministerio del Tiempo' gracias a la entrada de Netflix como socio de la serie (se podrá ver en dicha plataforma cuando finalice en TVE), su creador lo tiene claro. «Nunca es suficiente, es cierto que se ha mejorado en este aspecto pero se le ha dado demasiada publicidad. La pregunta es '¿cómo es posible que hayamos podido hacer las dos primeras temporadas con el presupuesto que teníamos?'. Seguramente no estemos ni entre las cinco series más caras del país. A veces hasta podíamos meter un caballo cuando sobraba algo de dinero. Pero todo se ha ido en mejorar sueldos que no estaban donde tenían que estar y en viajar fuera de plató», apunta Olivares.

Entre los viajes de los agentes de 'El Ministerio' se podrá ver la bahía de la Concha en San Sebastián como fondo; la playa de Peñíscola, que se aprovechó doblemente para reflejar la ciudad de Huelva durante la Segunda Guerra Mundial y el castillo del Papa Luna; o el monasterio de Veruela en Zaragoza, el lugar donde pasó una larga estancia el poeta Gustavo Adolfo Bécquer.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate