La Rioja

«No tengo ni tiempo para estar nervioso»

Manel Navarro interpreta la canción 'Do it for your lover', durante un ensayo en Kiev. :: efe
Manel Navarro interpreta la canción 'Do it for your lover', durante un ensayo en Kiev. :: efe
  • Manel Navarro, el representante de España en Eurovisión, ultima en Kiev los detalles de su actuación en la final de mañana (21.00, TVE). «Me estoy viendo muy bien en los ensayos»

Tres minutos, ese es el tiempo que Manel Navarro (Sabadell, 1992), representante de España en Eurovisión, pasará sobre el escenario del Centro Internacional de Exposiciones de Kiev (Ucrania) durante la final del certamen que se celebrará mañana (21.00 horas, TVE). Estos últimos meses de ensayos y nervios desembocarán en unos escasos 180 segundos en los que todo deberá funcionar como un reloj para intentar conquistar el corazón de los espectadores europeos con su 'Do it for your lover' ('Hazlo por tu amante') y una coreografía surfera con la que él y su banda, vestidos con camisetas hawaianas, pretenden recrear la atmósfera de la playa y el mar de Barcelona. Los ojos de 150 millones de espectadores en toda Europa estarán puestos sobre su actuación.

«Me estoy viendo muy bien en los ensayos, muy contento. Siempre que me subo a este escenario y veo lo que estamos preparando me lo paso pipa. Quizá introduzcamos algunos cambios de cámara y de realización de cara a la final, pero solo eso. Llevamos una puesta en escena diferente y creo que a la gente le va a gustar. Ojalá se vea reflejado en votos al final», adelanta a este periódico Manel Navarro, a quien se le nota algo cansado pero tranquilo. «Todo está tan medido al milímetro que ni tengo tiempo para estar nervioso», añade.

Ayer por la mañana hizo un hueco para atender a la prensa en Kiev, pero su agenda durante la semana y media que lleva en la capital ucraniana ha sido de infarto. El miércoles se reunió con el embajador español, Gerardo Bugallo; el martes ofreció un concierto público para los eurofans; el domingo pasado ultimó los detalles de su coreografía y el resto del tiempo lo está empleando en ensayar, cumplir toda clase de compromisos con la organización y acudir a eventos con representantes de otros países.

«Me habían dicho que Eurovision era una locura, en el buen sentido, y que se venía a trabajar mucho. No mentían. La verdad es que los fans son muy pasionales y hasta que no lo vives no te puedes dar cuenta de todo lo que se mueve por aquí», reconoce el representante español, que tiene un claro favorito: «Portugal».

La Sagrada Familia

Navarro actuará en la segunda mitad de la final, a la que se clasificó directamente ya que España forma parte del grupo del 'Big 5', los países que más fondos aportan a Eurovisión, aunque todavía no se han sorteado los puestos. «Cuando esté sobre el escenario me acordaré de mi familia, sobre todo de mi padre, que es el que me inculcó todo esto de la música. Y también en toda la gente que me quiere y me ha apoyado», confiesa.

Al frente de la retransmisión estarán Julia Varela y José María Íñigo, que repiten como pareja eurovisiva de comentaristas por tercer año consecutivo. En esta ocasión, la encargada de dar los famosos 'twelve points' ('doce puntos') de parte de la delegación española será la modelo y presentadora Nieves Álvarez. Lo hará con La Sagrada Familia de Barcelona como telón de fondo, la primera vez que Madrid no es protagonista. «La elección de la Ciudad Condal sirve también como homenaje a Manel, que es catalán», declaró ayer Álvarez a los micrófonos de TVE.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate