La Rioja

El sube y baja del termómetro

Refrescos y cervezas eran comunes ayer en esta terraza de Calahorra. :: m.f.
Refrescos y cervezas eran comunes ayer en esta terraza de Calahorra. :: m.f.
  • Las temperaturas estivales siguen hoy pero se desploman el domingo hasta diez grados

Mangas cortas, jerseys anudados a la cintura, fuera botas y bienvenidos los zapatos abiertos, incluso tirantes y alguna sandalia entre las más atrevidas. Ayer los riojanos tuvieron que rebuscar entre la ropa de verano para soportar las temperaturas de una jornada que pudo sobrellevarse con la ayuda de algún que otro helado y mucho refresco y cerveza en las terrazas de nuestros municipios. Ese fue el paisaje general que se vio en toda La Rioja, más parecido al del mes de junio que al de principios de marzo.

Desde Foncea hasta Alfaro las temperaturas en la mayor parte de los casos sobrepasaron los 25 grados. Y si el jueves se había batido el récord histórico de temperatura en un mes de marzo, la marca duró poco. Ayer volvía a registrarse un nuevo récord. El termómetro escalaba hasta los 28,2 grados en Calahorra, Logroño no se quedaba atrás con un registro que sólo bajaba en una décima al de la capital riojabajeña. Arnedo, Cervera y Haro se quedaron en los nada esperados 27 grados e incluso Ezcaray sufrió las consecuencias de estas anómalas temperaturas con el termómetro llegando a los 26 grados. Temperaturas ya no primaverales sino casi veraniegas que han pillado a muchos a contrapié. Es el caso de la heladería más famosa de la capital riojabajeña, la de Andrés Sirvent, que ayer permanecía cerrada a eso de las seis de la tarde, cuando el calor pegaba de lo lindo.

Eso sí las terrazas se llenaron hasta la bandera. «La gente tenía ganas de buen tiempo aunque la verdad es que este año si la cosa no cambia hemos tenido un mini-invierno», decía Rubén mientras servía un par de refrescos más con bien de hielo. Pocos eran los que utilizaban ayer los habitáculos cerrados o las mantas que tan bien vinieron el pasado fin de semana en las terrazas calagurritanas. La gente estaba encantada con esta llegada prematura del buen tiempo que eso sí, durará poco más de 24 horas. Así que nadie recoja los abrigos.

Y es que el domingo el mercurio caerá en el mejor de los casos hasta 10 grados con diferencias térmicas con respecto a la jornada de ayer que se moverán en los veinte grados. Las mínimas rondarán el grado positivo en diferentes puntos de la geografía riojana y la cota de nieve bajará de los 1.600 a los 1.000 metros con posibilidad de tormentas a lo largo de la tarde. Un tiempo más parecido al de enero o principios de febrero.

Variaciones drásticas de los mercurios que nos vuelven locos a la hora de elegir el armario y que traen los temidos catarros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate