La Rioja

BONO, EL PELO Y LAS CORBATAS

Cuando era presidente del Congreso, José Bono afeó al ministro Miguel Sebastián que no llevara corbata, puesto que esa decisión le complicaba a él la tarea de mantener la disciplina sobre el atuendo en la Cámara Baja, que obliga a los ujieres a usar chaqueta y corbata. Mientras le preparaba una tortilla a Bertín la otra noche en Telecinco, se sintió aliviado por no tener que ocuparse actualmente de las labores de vestuario en las Cortes, porque aquello, según él, es ahora un «tendido de ropa». Que tiemble Josie, el de 'Zapeando'. El expresidente de Castilla La Mancha se está postulando como estilista y experto en 'looks'. Cualquier día lo vemos hablando del 'grooming' raro de los actores españoles con tanta barba o de lo 'despeluchada' que estaba María León en la alfombra roja de los premios del cine español.

Miedo da pensar lo que opinará Bono sobre el traje doble -ni una cosa ni la otra- que llevaba en los Goya Cristina Rodríguez, la jurado de 'Cámbiame'. Por la charla en 'Mi casa es la tuya', supimos que para el exministro ponerse pelo es como ponerse una corbata, así que es posible que hoy en día reprendiera a los diputados que dejasen lucir sus calvas o entradas alegremente. Tal vez, para él, sean unos descocados. Bertín y el socialista (y susanista confeso) intercambiaron confidencias sobre los injertos que se ha realizado cada uno y lo bien o mal que funcionan algunas técnicas capilares.

Bono también cocinó merluza, mostrando sus dotes culinarias, postulándose como cocinero. Habló de Esperanza Aguirre, de Pablo Iglesias, de Zapatero y de Felipe, y no dio puntada sin hilo, postulándose como tertuliano -ahora que 'La Sexta Noche' ha reducido las intervenciones de algunos de sus colaboradores se podría plantear su fichaje-. En realidad, Bono siempre se está postulando para algo, aunque a veces cuesta averiguar para qué. Bertín le preguntó si se veía como presidente del Gobierno y él dijo que no, pero con la boca pequeña. También le aseguró que sólo votaría al PSOE si él se presentase como candidato, y el invitado se mostró modesto, pero sin sonrojarse.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate