La Rioja
Ane Ibarzabal se confiesa enamorada de los platós. :: cuatro
Ane Ibarzabal se confiesa enamorada de los platós. :: cuatro

«Mi vida ha dado un giro radical»

  • La periodista vasca Ane Ibarzabal intenta reflotar las tardes de Cuatro con un programa informativo de crónica social. «Creo que el espectador no está harto de política»

Ane Ibarzabal (Durango, Bizkaia, 1982) nunca se imaginó que un mes después de comerse las uvas de Fin de Año iba a conducir su primer programa propio en Cuatro. A principios de enero, la periodista dejaba su puesto en el Informativo Matinal de Telecinco para acompañar a Miguel Ángel Oliver en 'Noticias Cuatro 2' (20.00 h.). Pero no iba a ser su último cambio: el lunes pasado, dada la crítica situación de la franja de la tarde del canal, con la cancelación de 'Hazte un Selfi', la dirección le propuso hacerse cargo de 'Crónica Cuatro', un nuevo magacín informativo (lunes a viernes, a partir de las 19.30 horas). «He tenido que cambiar el chip», admite.

Lo de 'año nuevo, vida nueva', se ha hecho realidad en su caso.

Absolutamente, en un mes mi vida ha dado un giro radical, aunque para bien, como si me hubiera tocado la lotería. Yo estaba en el informativo matinal en diciembre y fue cuando empezaron todos los cambios. Que Mediaset confíe en mí para este programa. Solo tengo palabras de agradecimiento.

Ahora está menos encorsetada, ¿cómo lo lleva?

Es verdad que llevaba once años en informativos, que es un formato más cerrado, estaba sentada, no había entrevistas. Ahora, de repente, en dos semanas, he tenido que cambiar totalmente el chip. Sin embargo, al principio de mi carrera me fogueé en CNN+ y allí hacía de todo, así que me he tomado esto como una oportunidad para ampliar registros, aunque todavía hay cosas que no domino.

Y no se tiene que despertar a la una de la madrugada.

Eso es casi lo más importante, porque he estado muchos años levantándome a esa hora y no tenía vida. Estaba volcada en el trabajo y tenía que cuidarme mucho la salud, porque es un horario muy complicado. Me encantaba el trabajo y el equipo, pero vives al revés, con las comidas y con tenerte que ir a dormir tan temprano.

¿Qué temas les interesan a la hora de diseñar la escaleta?

En 'Crónica Cuatro' llevamos temas más sociales, crónicas sobre todo, y no tienen por qué ser temas actuales. Aunque, por supuesto, tenemos que seguir pegados a la actualidad en directo si pasara algo, pero a la hora de hacer la escaleta no somos un informativo.

El periodismo en el ADN

¿Cree que el espectador ya está harto de la política?

Creo que no. Pese a todo lo que ha pasado durante los dos últimos años en España, con un Gobierno en funciones incluido, el público sigue teniendo la necesidad de informarse de lo que sucede en su país aunque exista cierta saturación. Ahora lo que preocupan son los problemas internos de cada partido y cómo se va a desenvolver un Gobierno en minoría.

¿En Cuatro se van a seguir fiando de las encuestas?

(Risas) Las encuestas son orientativas y tienen el valor que tienen. Hay que contar con cierto margen de error.

El año pasado fue premiada con la Antena de Plata.

¡No me lo esperaba para nada! Llegué a pensar que se habían equivocado porque no esperaba que se fueran a acordar de las personas que trabajamos en esa franja matinal. Fue un chute de energía.

¿Siempre tuvo claro que quería ser periodista?

Nací teniendo claro que quería dedicarme a esto. Recuerdo que cuando fuimos con el instituto a las jornadas de puertas abiertas de la universidad y vi las clases donde se impartía la licenciatura de Comunicación Audiovisual me enamoré de los platós y las cámaras que tenían allí.

¿Sentó bien la decisión en casa?

Sí, mi madre siempre nos ha dicho que tenemos que hacer lo que nos haga felices. Yo tengo dos hermanos y siempre ha sido así con todos. Gracias al trabajo duro de todos los días no me puedo quejar porque tengo mucho más de lo que jamás hubiera imaginado.

Se fogueó en la extinta CNN+. ¿Cómo vivieron su cierre?

Fueron meses muy complicados, porque para todos los jóvenes que empezamos allí fue una escuela. Aprendíamos muchísimo porque todos hacíamos de todo: economía, entrevistas. Echamos mucho callo con los directos. Cuando nos enteramos de la noticia fue muy triste, pero siempre nos quedaremos con los buenos ratos y con los compañeros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate