La Rioja

A Justino le vuelve a tocar el Gordo

A Justino le vuelve a tocar el Gordo
  • El 'spot' de la lotería de Navidad de 2015 se ha convertido en el más premiado del mundo.Es el primer anuncio español que lo consigue. «La clave es tener un cliente valiente», apunta su creador

Desde que sus compañeros compartieran el Gordo de la lotería de Navidad con él, a Justino le han tocado otros 48 premios. Todos en prestigiosos festivales de publicidad como El Sol (Bilbao) o el One Show (Nueva York). El 'spot' protagonizado por este entrañable vigilante de seguridad de una fábrica de maniquíes para la campaña del sorteo navideño de 2015 se ha convertido en el más premiado en todo el mundo durante el año pasado, por encima de los de otras compañías tan relevantes como Burger King y Microsoft. Además, es la primera vez que un anuncio español consigue tal proeza. El mérito es para la agencia madrileña Leo Burnett y su director general creativo, Juan García-Escudero, uno de los artífices del personaje animado. «Esto que nos está pasando es bastante alucinante. Cuando nos dieron la noticia no nos lo creíamos, habíamos perdido ya la cuenta de los premios. Estamos como Justino cuando se acuerdan de él y le toca el Gordo», explica a este periódico.

Además del anuncio de Justino, su agencia lleva ganando el concurso público que organiza anualmente Loterías y Apuestas del Estado para diseñar su campaña de Navidad tres años seguidos. Así que ellos también son los responsables del 'spot' del Bar Manolo (2014) o el de Carmina, la abuela que piensa que le ha tocado el Gordo un día antes del sorteo (2016).

«Una de las grandes claves de este éxito es que tienes un cliente que entiende de publicidad, le gusta la creatividad y es valiente. No es por quitarnos méritos a nosotros, pero muchos profesionales de este país harían un buen trabajo también si les contrataran para hacer el 'spot' de la lotería de Navidad. Sin su aprobación esto habría sido imposible», reconoce García-Escudero.

Por muy exitoso que sea un anuncio, siempre queda la duda de si compramos lotería de Navidad por inercia, sea cuál sea el 'spot', o aumentan las ventas gracias a una campaña ingeniosa. El director creativo de Leo Burnett es tajante en este aspecto: «Cuando una campaña es querida por la gente siempre se traduce en ventas. Una de las grandes satisfacciones de la campaña de Justino, ya no solo por los premios, es que también se convirtió en la más eficaz del año en España. Y ese es al final el credo de un publicista, vender más», se sincera el responsable.

El anhelo de compartir

Pero para poder llegar al corazón de la audiencia, primero había que tener un concepto claro. En este caso, el anhelo de compartir. «La idea de Justino surgió porque estábamos buscando un personaje que representara el pilar de este producto, es decir, la necesidad de compartir. El problema de Justino es que no puede compartir con nadie, porque trabaja de noche, no como el resto de sus compañeros. Decidimos hacerla en animación porque de otro modo una fábrica de maniquíes hubiera sido algo truculenta, pero se suaviza si lo animas. Tuvimos más de treinta bocetos de posibles Justinos a lápiz y acuarela, pero con el definitivo todos estuvimos de acuerdo, de repente estaba ahí en un dibujito muy simple». Un dibujito que se hizo muy gordo.