La Rioja

EL PLAN DE PEDROCHE

En Antena 3 debían de estar ayer frotándose las manos porque su propósito nocheviejero se cumplió a la perfección. Todo salió según lo previsto. Todos contribuimos a ello. Me encanta que los planes salgan bien, que diría Hannibal Smith. La idea era la siguiente: volvemos a convocar a Cristina Pedroche para que presente las Campanadas; generamos expectación los días previos en torno a su atuendo (demostrando que lo que nos interesa de ella es su desparpajo, su profesionalidad y su solvencia ante la cámara); organizamos la retransmisión alrededor del vestido de la chica, con bromas del copresentador sobre lo mucho que calienta la muchacha y una capa que la cubra para que la audiencia aguarde -exaltada- sin cambiar de canal hasta el destape. Una vez se produjese ese momento, el plan era cruzarse de brazos y aguardar a que los espectadores empezasen a criticar el vestuario, a opinar sobre las curvas de la presentadora, y a soltar bromas soeces; que el físico de Pedroche se convirtiese en 'trending topic' y generase millones de tuits; que al día siguiente el tema continuase acaparando discusiones, artículos de opinión y memes.

El guión se cumplió tal cual estaba escrito, sin saltarse una coma. Todos pusimos de nuestra parte para que así fuese, para dar la razón a quienes lo habían diseñado y aseguraban que iba a ser un triunfo absoluto. Todos estamos detrás de esta 'hazaña televisiva': jaleadores, borregos, feministas, 'influencers', opinadores, 'haters', los que pasaban por allí... Objetivo cumplido: la cadena que perpetró el plan culminaba ayer su cadena de éxitos desayunando con los datos de audiencia: el acontecimiento obtuvo un 17,9% de cuota de pantalla, 2,5 puntos más que el año anterior, y congregó a 2.318.000 espectadores, la mejor cifra lograda por Antena 3 en los últimos 12 años. Con estos resultados sobre la mesa raro será que la emisora no vuelva a recurrir para las próximas Campanadas a Pedroche. Por su desparpajo, su profesionalidad y su solvencia ante la cámara, por supuesto. Como novedad quizá la metan en una caja hasta que llegue la hora de lucirla. Ya veremos. Y comentaremos. Y jalearemos. Y criticaremos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate