La Rioja

LA NOCHE MÁS VIEJUNA

Para los sufridos televidentes que decidieron celebrar la llegada de 2017 a través de la pequeña pantalla, la Nochevieja se convirtió en la noche más 'viejuna'. El circo de los horrores, unos programas casposos, aburridos y sin la menor gracia. Todo grabado, salvo la conexión con la Puerta del Sol (¡faltaría más!) y los anuncios e La 1 donde se sorteaba un coche previa llamada carísima a un número de teléfono. A priori se esperaban dos momentos de interés: El programa de José Mota y el vestido de la Pedroche. Bueno, pues ni eso. Mota estuvo mucho más flojo que otros años, sobre todo porque sus imitaciones a políticos ya nos las sabíamos de otras veces (salvo la de Donald Trump -'tiene nombre de pato', se llegó a decir- que supongo que dará mucho juego en los próximos cuatro años). Pero a Mota le faltó más humor y le sobró demasiado mirarse el ombligo presumiendo de sus imitaciones. Pero como lo que vino después en La 1 fue un auténtico horror, la 'Operación: and the andarán' apenas salvó los muebles.

Cristina Pedroche nos dio las uvas en Antena 3 acompañado de Alberto Chicote. Atresmedia volvió a subir de categoría a las dos estrellas de La Sexta llevándoselas a la cadena madre, mientras que en La Sexta quedaban los suplentes, Frank Blanco e Irene Junquera con su cansino 'Zapeando'. El morbo, como otras veces, estaba en ver el vestido (lo de vestido es un decir) que luciría la Pedroche. Ya nos ha acostumbrado año tras año a 'deshabillé', transparencias y demás. Ella misma jugó al morbo apareciendo al principio con una capa manta rosa que le tapaba desde el cuello a los pies. Pero cuando, tras varios amagos, se la quitó, apareció embutida (si, el término es el adecuado, embutida) en un minicorpiño lleno de estrellas. Más o menos igual que otros años. Y en La 1 la sempiterna Anne Igartiburu explicando por enésima vez lo de los cuartos el carrillón. Pero como en las privadas pusieron publicidad con las 12 campanadas, quién más y quien menos se las tomó con La 1.

¿Lo mejor de la noche? 'Cachitos de hierro y cromo' en La 2. Un programa de retales, hecho con cuatro duros, nostálgico y divertido, que nos permitió recordar que hubo un tiempo en que en la televisión se apostaba por la buena música. ¡Manda huevos!