La Rioja

Alfonso Lara es Esteban Atiza en 'Olmos y Robles'. :: r. c.
Alfonso Lara es Esteban Atiza en 'Olmos y Robles'. :: r. c.

«Atiza es el brazo vago de la ley»

  • Alfonso Lara es la otra mitad de la pareja de agentes. «Me he librado de alguna multa por ser famoso»

Esteban Atiza, por su parte, es un gran defensor de la ley. De la ley del mínimo esfuerzo. El personaje de Alfonso Lara (Madrid, 1968) en 'Olmos y Robles' ha tenido que cambiar su tranquila rutina por culpa de Casiana Arrea. «Sin nuestro polo opuesto somos bastante incompletos».

¿Por qué en las series policiacas siempre juntan a dos polos opuestos?

Porque en la vida obramos así también, uno va buscando lo que le complementa y a veces esa complementariedad se encuentra en los sitios más insospechados. Sin nuestro polo opuesto somos bastante incompletos.

¿Qué debería aprender Atiza de su compañera?

Casi todo en lo que se refiere a cosas profesionales. Que el tiempo pasa y que hay que ponerse las pilas porque los jóvenes vienen pisando fuerte y uno no se puede apegar al sillón demasiado.

Si Stallone era el brazo duro de la ley y Torrente el brazo tonto... ¿cuál son ustedes?

Arrea sería el brazo joven y ejecutor de la ley y Atiza el brazo vago de la ley (risas).

¿Qué tal es trabajar con Elena?

Muy bien, igual que con el resto del equipo. No conocía a Elena y era la primera vez que trabajaba con ella, y para que haya química en pantalla es fundamental que exista fuera de ella también. Comparto con ella mi sentido del humor y eso se agradece.

Es la tercera vez que le visten de uniforme en una serie.

No sé qué me pasa últimamente que a medida que me hago más viejo me visten así. El policía de 'Aida', el capitán de 'Anclados'. Me lo tendré que pensar, a lo mejor está llegando el momento de ingresar en algún cuerpo policial.

Cada año sacan oposiciones.

No creo que superara las pruebas físicas, en eso soy un poco Atiza.

¿El uniforme hace la mitad del trabajo?

Impresiona, pero cuando te lo quitas luego ves a los guardias civiles en la carretera y sigues pensando lo mismo: '¿Habré hecho algo, me van a poner una multa?'. El vestuario te sirve para comprender, para ponerte en el pellejo de los otros. Con 'Olmos y Robles' nos estamos dando cuenta del trabajo de esta gente, de los tópicos que a veces tenemos de ellos y de que se enfrentan a situaciones peliagudas por nuestro bien.

¿Ahora en vez de multarle le piden autógrafos?

Antes de participar en esta serie reconozco que de alguna multa me libró el ser popular en la televisión. Pero tampoco he hecho muchas locuras o barrabasadas.

¿Dan ganas de robar el uniforme y detener a más de uno?

Claro. Esta situación provoca pena. Los políticos, nuestros representantes, están alejados de nosotros. Veo mucha tolerancia a lo intolerable. Me apena porque España tiene muchas virtudes.