La Rioja

Fabricantes de futuro

El profesor José Carlos Gómez enseña algunos de los proyectos ideados por los alumnos. marín
El profesor José Carlos Gómez enseña algunos de los proyectos ideados por los alumnos. marín / J.
  • El IES Cosme García de Logroño expone los proyectos innovadores realizados por cerca de 25 alumnos de Formación Profesional

¿Se imaginan una farola sin tendido eléctrico que funcione gracias a energías renovables o una bicicleta que con acoplarle un dispositivo se convierta en eléctrica? No hace falta que las imaginen, porque ya son realidad.

Estos constituyen una pequeña muestra de los innovadores proyectos que, a lo largo de los dos últimos cursos, han trabajado cerca de 25 alumnos de Formación Profesional del IES Cosme García y que desde ayer se exhiben en el recibidor del instituto logroñés.

La exposición despertó el interés del subdirector general de Universidades y Formación Permanente, Miguel Ángel Fernández; del director corporativo norte de Bankia, Julio Martín; de la directora de Marketing de esta entidad, Silvia Bajo; y de su directora de FP Dual, Mercedes Chacón, que ayer se acercaron a conocer de primera mano las iniciativas que los chicos del Cosme García han desarrollado en el marco de las acciones para la mejora de la calidad en la FP que impulsa el Gobierno de La Rioja, con el apoyo económico de Bankia. El director del IES, Jesús Ruiz, les guió por el espacio expositivo.

Los jóvenes del instituto logroñés (de los grados superiores de Mecatrónica, Producción por Mecanizado, Mantenimiento de Equipos Industriales, Sistemas Electrónicos, Mantenimiento Electrónico y Sistemas de Telecomunicaciones e Informática) han exprimido estas convocatorias hasta el punto de que, por sus ideas, han cosechado distintos premios nacionales y regionales, entre ellos el START Innova que promueve Diario LA RIOJA.

De su ingenio, su talento y de sus conocimientos han salido una extrusora y hologramas creados a partir de escanear un objeto real en 3D, han monitorizado y controlado los consumos de diferentes equipos o han investigado acerca de la impresión de varios materiales en 3D. Para ello, han contado con el apoyo de una quincena de profesores y de empresas como Quantitas Energy y 3D Proditive.

Pero, sobre todo, les ha servido para «tener una experiencia lo más práctica y real posible, como si se encontraran trabajando», resaltó el profesor de Mecatrónica, José Carlos Gómez, quien destacó que proyectos como estos contribuyen a que los chicos «aprovechen para darles utilidad a los conocimientos que adquieren en una asignatura». Y al ver el resultado y, en especial, los premios «aún se motivan más». El centro también gana. «Hemos fabricado una extrusora por 6.000 euros que en el mercado costaría 30.000 y además adaptada a nuestras necesidades», indicó.