La Rioja

LA CONQUISTA DEL ESPACIO

Star Trek' cumple 50 años. La saga, que nació como una serie de televisión (en España se llamo 'La conquista del espacio' y se emitía por el entonces llamado UHF) ha generado todo un fenómeno de comunicación que crece con los años. La serie de televisión en la que ya estaban William Shatner como el capitán Kirk, Leonard Nimoy como el señor Spock o DeForrest Kelley como el doctor McCoy, y la famosa nave Enterprise, fue en principio una producción de la NBC que en EE UU se comenzó a emitir en 1966, cuando el hombre todavía no había llegado a la luna (a España llegaría tres años después), sin demasiado éxito. De hecho, no aguantó más de dos temporadas.

A principios de los 70 la serie parecía olvidada, pero tras el enorme éxito de 'Star Wars' ('La guerra de las galaxias'), de la Fox, la Paramount intentó sumarse a aquel éxito trasladando los personajes de 'Star Trek' al largometraje. «Antes de 'Star Wars' estaba 'Star Trek'», decía la publicidad. Y acertaron. Se llegaron a hacer 11 películas con los actores de la serie. Por supuesto, la saga fue languideciendo. Incluso William Shatner (que dirigió un episodio) llegó a pedir perdón públicamente por 'Star Trek V: La última frontera', el peor de todos los 'Star Trek'. Y es que, a esas alturas, la saga se había convertido en un culto global con millones de fanspor todo el planeta, 'los trekkies'. Surgieron nuevos episodios televisivos y se trasladó a la animación, al merchandising, al cómic.

Cuando parecía que todo había acabado, llegó JJ Abrahms, por entonces un mago de la televisión, y en 2009 vuelve a reiniciar la saga. Este domingo, La 1 emite la primera entrega de este nuevo comienzo y Cuatro acaba de poner la segunda. Esta próxima semana, TCM y TNT recuperan los primeros 11 largometrajes y Netflix se prepara para recuperar a su vez 'La conquista del espacio', aquellos primeros episodios televisivos de los 60, el origen de todo. Además, la próxima edición del Festival de Cine Fantástico de Sitges rendirá un homenaje a la saga. ¡Felices bodas de oro, tripulantes de Enterprise!